Mostrando entradas con la etiqueta Verde Esmeralda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Verde Esmeralda. Mostrar todas las entradas

Ceras Acuarelables

Ceras Acuarelables


© Macarena Márquez Jurado – www.macuarela.com

 

Las ceras acuarelables son colores a la cera que se pueden utilizar en seco o en húmedo. Podemos querer acuarelar toda nuestra obra, o sólo algunas partes, dejando los trazados de color en seco, tal y como se aplican. También tiene otra cualidad, y es que, o bien podemos trabajar con transparencias, o con el color sólido. Dependiendo de nuestros gustos o de lo que queramos pintar. El que sea más o menos transparente también dependerá de dos factores, la cantidad de color que apliquemos al pintar, y la rotundidad o fuerza de nuestro trazo.

Creo que pintar con este tipo de ceras es tan fácil como difícil. A veces, cuando queremos conseguir planos de color block muy elementales, resulta más fácil que con la acuarela en pastilla o en tubo. Sin embargo, a la hora de conseguir matices se requiere cierta técnica.

Ceras Acuarelables
La casa verde - Ceras Acuarelables - Macarena Márquez


A mí me gusta utilizar este tipo de lápices o barras de ceras solubles al agua, wax crayons en inglés, sobre papel negro de 300 gramos. El color sobrepigmentado de la cera vibra sobre el papel oscuro. En este caso, he utilizado papel verdoso de gramaje 300. El color es lo de menos, depende de los gustos, pero gran parte del éxito está en las marcas y en la calidad del producto.

Mi opinión sobre esta técnica es muy concreta. Recomiendo este tipo de cera, por supuesto para niños, también para personas que están empezando y que aún no tienen demasiado juicio de evaluación sobre su propia obra. Tampoco tienen complejos, y cuando se pinta de esta forma, libremente y sin temor a equivocarse, se puede llegar a resultados excelentes. Incluso a verdaderas obras de arte, a las que el artista experto llega por evolución después de pasar por todas las destrezas y estilos.

Y también las recomiendo para artistas con mucho dominio de todas las técnicas, en este caso de técnicas al agua. Porque es una forma excelente de soltarse y dejar atrás lo aprendido para desarrollar y, a veces, encontrar un lugar diferente, pintando con un estilo diferente.

A quien no recomiendo este tipo de ceras acuarelables, aunque tampoco esto que expreso es algo rotundo, y nunca se sabe, es a las personas con un nivel medio de aprendizaje en el arte de pintar. Ese nivel medio es el que requiere disciplina, y los crayons solubles al agua, si no se abandonan los miedos, pueden resultar frustrantes. Combinan el tramado de la pintura con lápiz o pastel más clásica, con la aventura del agua, que la denomino así porque es una verdadera aventura. Lo que quiero expresar es que, después de dibujar y tramar una composición, con sus luces, sombras y matices, al añadir agua con nuestro pincel sobre la pintura en seco, nos arriesgamos a perder el trabajo previo.

Por supuesto que esto es algo con lo que el artista juega desde que se enfrenta a un papel blanco, o negro, sin embargo, en el caso de los crayons es un viaje hacia el “no sé qué va a pasar”, una aventura intrépida en la que tenemos que estar continuamente arriesgándonos a perder. Está claro, el que no se arriesga no gana nada, y en esto, como en todo, hay verdaderos virtuosos de la técnica, artistas con mayúsculas que siempre ganan.

Es maravilloso que nos regalen una caja de crayons solubles al agua, si es de una marca de las reconocidas en el mercado, mucho mejor. A mí, solo el olor, ya me inclina a coger mis ceras y a pintar. Pero, si no nos las regalan y tenemos que comprarlas, empezaría por una caja de pocos colores y de una de las marcas que hay en el mercado para ensayar. Es importante probar el pigmento, que sea de calidad, y también es importante su concentración, ya que de esto depende la brillantez de los colores, su vibración. Y, por supuesto, los resultados. Hay algunos crayons que, en la caja parece que tienen colores atractivos y sólidos, pero al aplicar, simplemente al rayar, ya podemos darnos cuenta de que el pigmento no se corresponde con lo que parece, apenas pintan por decirlo de una forma lo más clara posible, no digamos ya cuando aplicamos agua, porque entonces el pigmento desaparece del todo. Sobre todo, si lo que queremos es hacer un trabajo de diseño, necesitaremos que sean cubrientes para obtener colores block

Hay marcas excelentes que venden este tipo de ceras solubles por separado, lo que es conveniente, primero porque con los tres colores básicos: rojo, amarillo y azul, blanco y negro, podemos hacer pruebas. Y después, si los resultados son buenos, podemos adquirir cajas de 24, de 40 o los colores que queramos. La variedad es enorme. Como digo, yo valoraría mucho, lo que más, que, al aplicar agua sobre nuestra trama de cera en seco, no queden marcas o restos; que sean realmente solubles, y que se disuelvan con facilidad, sin tener que aplicar añadidos de agua, al menos no más agua de la que queremos.

Material empleado:

Papel de gramaje 300 gr. Algodón 100%. Tamaño: Pliego.

Crayons: Ceras acuarelables. Caja de 40 unidades

Pinceles:

Redondos del 6 y 18

Plano del 12

Barniz plastifijador:

Lápiz: Carboncillo

 

Recomiendo varias cosas, al margen de mi inclinación por el papel negro para esta técnica. También se pueden utilizar cuadernos de papel blanco para técnicas mixtas, existentes en el mercado, y que son de gran calidad. Siempre recomendaré gramaje alto para trabajar con ceras solubles al agua. En ocasiones, podemos necesitar hacer raspados, y un papel con apenas gramaje no lo admitiría. En esta composición, he hecho algunas rayas raspando con un cutter.

También es bueno contar con un portaceras. Son como los portalápices, pero de diámetro mayor. Son necesarios porque los crayones vienen envueltos en un papel protector que tenemos que quitar en la medida en que vamos utilizándolos, y porque, al no pintar con ellos de forma oblicua al papel, sino más bien tumbándolos, necesitaremos un mango más largo que el que ofrece un tramo de cera o la cera entera, que no mide mucho más de 8 cms. Hay una gran diferencia entre pintar sin portaceras, o con este artilugio. Siempre en la medida de las necesidades.

Lo siguiente que recomiendo es un cutter, no sólo para raspados como ya he apuntado, sino para sacar punta, ya que, aunque después añadamos agua, podemos necesitar hacer líneas finas, e incluso dejar esas líneas sin acuarelar.

Del mismo modo aconsejo hacer pruebas de rayado en un papel antes de empezar, ya que, dependiendo de las marcas, algunas veces, al añadir el agua, permanecen las líneas que hemos trazado, y sus marcas no siempre quedan bien.

Hay paletas específicas para este tipo de ceras solubles al agua, y también se puede hacer pruebas en una tabla blanca de cocina de las que existen en el mercado, que tienen serigrafiadas pequeñas urdimbres que vienen bien a la hora de probar los colores y texturas.

Por último, he de decir que, una vez terminada la obra, suelo utilizar barniz plastifijador. Para proteger de la luz, pero también porque los oscuros tienden a matificarse, y este tipo de barniz aporta brillantez a la composición.

Espero que este artículo haya sido útil. 


Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

 

EL ROSA PERMANENTE

EL ROSA PERMANENTE

EL ROSA PERMANENTE

Índice Internacional de los Colores.

Nombre y número IC:  PV19

Descripción Química: Quinacridona

© Macarena Márquez Jurado


Color: Rosa Permanente Winsor & Newton

Papel sobre el que se han realizado las pruebas: Rosa Permanente PV-19:  Papel Canson Teintes. Formación de un Gris a partir de Rosa Permanente: Sennelier Papier Artiste  300 g/m2

<alt="Rosa Permanente"/>
Foto 1. macuarela.com: El Rosa Permanente

Decir rosa es algo muy vago que hacer referencia a un color, y a un tipo de flores. En cuanto a color, la gama del rosa es muy amplia. Los hay que viran hacia el azul y los que van hacia el rojo. Cennino Cennini en su Tratado de la Pintura, escrito hacia 1390 y considerado el primer compendio de técnica pictórica italiano, nos habla ya del color rosa, que en aquel momento era utilizado para las encarnaciones, pintura de rostros, cuellos, cuerpos, brazos, manos, piernas y pies. El color se hacía con Sinopia y Blanco de San Juan. Sinopia es un color ocre rojizo que según describió Plinio en su Historia Natural  tomó el nombre de la ciudad de Sinope, en el Ponto, de ahí que los romanos lo llamaran sinopis. Había tres tonalidades, oscura, clara y media dependiendo de que tuvieran más o menos rojo. Para las encarnaciones, Cennini recomendaba Sinopia Clara. Pero esto daba tonos rosados, amelocotonados, y no el Rosa del que vamos a hablar. 

Actualmente se desarrolla a partir del pigmento Quinaqridona, de gran resistencia e intensidad. Las quinacridonas magentas son más rojizas PR122 (en el Índice PR= Pigmento Rojo-Red). En cuanto a las quinacridonas violetas, tienden más a los violáceos/azulados, PV19 (en el Índice de Colores PV=Pigmento Violeta-Violet)

El color Rosa Permanente del que hablamos, el que la casa Winsor & Newton introdujo en su paleta en la década de 1950, es un PV19. De gran eficacia, este color puede permanecer en su propiedad de Rosa Intenso de gran coloración. Si añadimos agua de forma progresiva, nos llevará hacia tonalidades rosas transparentes que nos parecerán imposibles por su belleza. Tiende al violeta (PV).

El Rosa Permanente es un color muy versátil, con gran carácter en sí mismo, pero que también se puede usar para formar grises y otras tonalidades de gran variedad. Para transformar un ROSA PERMANENTE hay muchas formas. Yo os sugiero añadir una punta de AMARILLO LIMÓN al color original y que comprobéis la maravilla resultante.

Rosa Permanente mezclas de acuarela
Foto 2. macuarela. com: El Rosa Permanente.
En el centro, resultado de mezclar Rosa Permanente con Amarillo Limón.
Los casilleros centrales de la fila superior con Rosa y Amarillo poco saturado. Los de la fila inferior, muy saturados. El resultado es un color asalmonado en mayor o en menor medida. El amarillo limón da calidez al Rosa.  


Si lo que se quiere es oscurecerlo sin que pierda su esencia, es conveniente utilizar Carmín de Alizarina y no Gris de Payne ni Negro. El Carmín de Alizarina potenciará el Rosa, le dará intensidad y oscurecerá sin que pierda su calidad de rosa. 

Rosa Permanente con Carmín de Alizarina
Foto 3. macuarela.com:  El Rosa Permanente.
Oscurecimiento del Rosa con Carmín de Alizarina en el centro.

En cuanto a su mezcla con otros colores, el color ROSA PERMANENTE mezclado con el VERDE ESMERALDA, da como resultado un gris que podéis ver en la fotografía número 4. Se trata de un gris que no compraremos ya hecho, con registros y matices diferentes a cualquier otro gris. Os animo siempre a formar colores con vuestra base de paleta. Eso dará un toque personal a vuestras obras.


Rosa Permanente con Verde Esmeralda
Foto 4 Rosa Permanente.
 Gris formado por Rosa Permanente y Verde Esmeralda


Otra de las variables muy ricas del Rosa permanente, es el violeta que resulta de mezclar este color con el AZUL INTENSO. Se puede ver en la fotografía 5. Es un violeta precioso. He mezclado con mucha agua, si se utiliza más pigmento las variedades de violeta pueden llegar a ser muy intensas.

Foto 5. Rosa Permanente.
Violeta formado por Rosa Permanente y Azul Intenso (Intense Blue)

El Rosa Permanente es un básico de acuarelista. Se puede adquirir en pastilla, o en acuarela líquida. Lo recomiendo en acuarela líquida si utilizamos pinceles de acuarela recargable. Este tipo de acuarela tiene más poder de tinción, y en algunos trabajos viene muy bien. 

En cuanto a la última variable la encontramos en los Rotuladores de Acuarela. La marca Winsor and Newton ofrece este color en su gama de rotuladores de acuarela. Este producto tiene un pigmento especialmente hecho para rotulador. Son de doble punta, una fina para remarcar detalles, la otra de tipo pincel para áreas algo más grandes. Con estos rotuladores, con el Rosa Permanente en concreto, ya podremos realizar nuestros Urban Sketchs, o nuestros bocetos de Flores, nuestros diseños o acuarelas más clásicas. Si quiero pintar una fachada de la que cuelgan buganvillas, por ejemplo, y estoy en la calle pintando, utilizaré mi godet de acuarela Rosa Permanente, pero también, para detalles, el Pincel de Acuarela recargable del mismo color, que lo traeré cargado de casa con acuarela líquida. Al final podré delinear con rotuladores, bien de este color, o de otros. Lo bueno que tienen todos estos materiales es que se pueden mezclar unos con otros. 

 Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved


Miles Davis - Técnica: Nescafé y Acuarela

¿Se puede pintar la música?


A todos mis alumnos. Los de Madrid. Los de Valladolid. Los del mundo global Internet.

A aquellos que han estudiado y aprendido conmigo otras cosas, porque todo está en lo que pintamos.

A Nescafé.

A las horas de mesa: Las mejores.


Nota: AL FINAL se encuentra la obra terminada. Es para que lo leais todo.


<alt="Miles Davis"/>

Miles Davis So What - Macarena Márquez Jurado Técnica: Nescafé y Acuarela


Material empleado:

Canson. Papel de Acuarela 29,7x21 cm. Gramaje: 160 gr/m2

 

Nescafé Classic Black Roast

 

Pastillas de Acuarela

Amarillo de Cadmio – Cadmium Yellow pale

Rojo de Cadmio – Cadmium Red

Verde Esmeralda - Emerald

Azul Intenso – Intense Blue

 

Acuarela Metálica

            Oro - Gold

 

Pinceles:

Redondos del 12, 10, 6, 1

            Plano del 10

 

Líquido Enmascarador

 

A veces intento pintar la música, si es que la música se puede pintar.

Kandinsky ya hablaba de ello. Para él, la obra de arte plástica encerraba una partitura. Este concepto lo desarrolló en un libro sin desperdicio que tituló: Lo Espiritual en el Arte, que cualquier pintor debe tener en su base cultural. Porque pintar no sólo es técnica. Ahora mismo podemos encontrar cientos, y más que cientos, cientos de miles de tutoriales que nos enseñan técnica, por ejemplo, de la Acuarela. No hay que ir ni siquiera a clases para aprenderla. Pero insisto, hay algo que no se aprende en los tutoriales. La base cultural, esa hucha de conocimientos atesorada a lo largo de la vida, sea la vida la que sea y más o menos larga, es la que se despliega y esparce su buen aroma cuando pintamos.

Eso al margen del olor del Nescafé, la verdad. Me encanta pintar con este olor. El café limpia nuestras papilas olfativas y tras la limpieza podemos apreciar nuevos registros, por eso en muchas perfumerías encontramos pequeños tarros con café. Como veis, las analogías no son solo musicales, las hay olfativas, gustativas, visuales, táctiles. Nuestros sentidos son las ventanas al mundo. Para un artista son doblemente necesarios. Porque todo aquello que registramos confluye en un instante artístico. Los artistas necesitamos la técnica para no morir de instantes artísticos, para poder ex presar, lo que nos presiona desde dentro. Pero todo va unido. No solo arte, no solo técnica. Son las dos cosas.

Con todo, estábamos en los colores. ¿O también en los olores, en los sonidos? Todo va a la vez.

Hay pinturas planas. Reflejan muchos recursos, técnicas muy depuradas. Pero no encierran ninguna novedad. En ellas no se puede ver al artista, su self, como diría Jung. Son planas por mucha perspectiva que manifiesten. Esto lo aprendía pintando. Y también escribiendo. Me lo enseñaron en la Escuela de Escritores de Madrid. Había creado un personaje que era antipático y maleducado, hiriente. Ese era el personaje. Sin embargo, al actuar, al meter su diálogo entre guiones y plasmarlo en una novela, el personaje era educado y no hería la sensibilidad de nadie. Me costó darle profundidad, la mala educación, esa sinceridad mal entendida de los que por desgracia no quieren hacer suyas otras formas más evolucionadas. Ese carácter no estaba en mi cultura. Pero lo desarrollé para escribir. Es técnica.

Y lo mismo pasa al pintar. Al escuchar So What, ese hito musical de Miles Davis, la fosa téctonica que alberga todo lo aprendido, aquello que durante horas de mesa y experiencia acumulé a lo largo de la vida, y que también alberga a las personas, esos seres que acumularon cultura cerca de mí, esa fosa tectónica se abrió y dejó pasar, no al pincel cargado de acuarela y café soluble de mi marca predilecta. También me dejó pasar a mí en cuanto a ser fusionado a un músico. Tuvo lugar la analogía Aquí está. El pincel lleva, no años de técnica, que declina de la forma ortodoxa por todos lados, sino que me lleva directamente y ya no pinta la técnica. Pinta un trocito de alguien fundido en la música. Y experiencias.
Según Kandinsky, claros y oscuros, unas longitudes de onda u otras, producen diferentes vibraciones psicológicas dentro de nosotros, eso lo saben en el momento actual muy bien los neurocientíficos.


Goethe decía que el hombre lleva la música en sí mismo.
Y yo os sugiero, poned So What de Miles Davis, haced un dibujo de contorno, muy simple. Enmascarar blancos. En este caso no he matizado la línea inferior de debajo de los ojos porque quería resaltarlos, ni tampoco las uñas y sortija. Es algo que dejo así de claro y mal matizado de forma intencionada. Después de enmascarar, poned Nescafé en el centro de un plato, y azules, amarillos y verde esmeralda en los exteriores. Agua, pinceles y mezclar.


No tengáis miedo. Don´t be afraid.


No copies. Es imposible hacerlo por dos motivos. El primero, porque el café reacciona con la acuarela y la tinta de forma no matemática, no conmutativa. Importa el orden, el orden de los factores -tinta o acuarela- altera el producto. El segundo motivo y más importante eres tú. En tu forma de llevar el pincel estás tú. Original siempre que no quieras ser otro.


Plasmarás Miles Davis, pero también te dejarás una parte de ti.

Ánimo.


Es vivir, pero de forma plena. Y a base de pintar, acabarás adquiriendo técnica.


  
Os dejo las fotos de todo el proceso.



 




 



 



 

 
<alt="Miles Davis con Acuarela"/>

<alt="Miles Davis"/>

                    Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved



ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...