EL AMARILLO de CADMIO

EL AMARILLO de CADMIO

© Macarena Márquez Jurado – www.macuarela.com

Índice Internacional de los Colores.

Nombre y número IC:  PY37.

Amarillo de Cadmio.

Descripción Química: Sulfuro de Cadmio

Los amarillos tienen su origen en la tierra, en las plantas. Los carotenoides aportan el tono amarillo, por ejemplo al maíz, la yema de huevo, las hojas de los árboles, flores y ciertas frutas. Pero ese mismo amarillo también proviene del arsénico.

<alt="Amarillo de Cadmio"/>
El amarillo de Cadmio - www.macuarela.com

Etimológicamente procede del inglés antiguo: geolu. En cuanto a la palabra castellana, en los diccionarios etimológicos se indica que proviene del latín hispánico: amarellus, que a su vez se deriva de la palabra latina: amarus. Pero también lo hacen derivar de la palabra: ambarellu, que a su vez proviene de la palabra árabe ambar. Lo de enlazarlo con la palabra latina: amarus = amargo, puede ser porque es el color que aparece en las personas que padecen del hígado o del páncreas, ya que el verdadero término latino para el amarillo es: Helvus. No podía ser otro, de ahí el nombre del dios sol: Helios. Si estáis interesados en profundizar en este término y su curiosa evolución, os remito al siguiente link. Se trata de un foro en torno a la palabra amarillo en el Centro Virtual Cervantes que resulta muy esclarecedor.

https://cvc.cervantes.es/foros/leer_asunto1.asp?vCodigo=13524

En otro orden de cosas, que el que nos lleva en este post, podemos decir del color amarillo, que, aunque se utiliza desde la Prehistoria, fueron los egipcios quienes desarrollaron el pigmento, una especie de sulfuro de arsénico que llamaron Oropimente, originario de Esmirna. Era muy tóxico, y se llegó a utilizar a lo largo del tiempo hasta llegar a las letras miniadas de los códices medievales. Cennino Cennini, en su libro: El Manual del Artesano, habló de este Oropimente en el siglo XV. Lo alabó por su belleza, y también alertó sobre su carácter venenoso, aconsejando a quienes lo utilizaban no acercárselo a la boca para evitar daños.

Así hasta que se fabricó químicamente, surgiendo los amarillos modernos. El amarillo de cadmio, en todas sus tonalidades, desde los anaranjados hasta los tonos más verdosos como el cadmio limón, sustituyó al oropimente, al primitivo y al de fabricación artificial. 

El Cadmio, elemento químico de la tabla periódica con símbolo Cd, fue descubierto por Fiedrich Stromeyer, un químico alemán, que observó en la fábrica de cinc de Salzgitter, ciudad del norte de Alemania, un óxido amarillento que se convertiría en un nuevo metal. El mineral del cinc se llamaba cadmia o calamina, de ahí el término cadmio. El sulfuro amarillo, bautizado por Stromeyer como sulphuret, se utilizaba en la pintura francesa y alemana a partir de 1830, aunque su uso generalizado en pintura no se desarrolló hasta finales de la década de 1840. Se trata de un metal de color grisáceo, siendo el sulfuro el que le da el carácter de amarillo. El Amarillo de Cadmio tiene una buena resistencia al calor y se presenta en tres tonos: Oscuro (núm.3), Claro (núm.1) y Medio (núm.2). También hay un Cadmio limón. El amarillo núm.4 es acuarela de tubo, y el núm.5 Tinta China Amarillo Cadmio.

Sea el que sea resulta un básico de cualquier paleta de acuarelista. A excepción del Cadmio Limón, los amarillos de cadmio son colores cálidos, que dan una buena base para nuestras composiciones. Por ejemplo, si queremos pintar tomates maduros, daremos inicialmente una aguada de amarillo de cadmio medio/oscuro rebajado con agua antes de empezar a aplicar los verdes y los rojos. Eso aportará luz y calidez a nuestros rojos. Y también dará un efecto de calor a nuestros paisajes. Un recurso que ya utilizaban los grandes maestros del impresionismo fue el de pintar una línea de amarillo de cadmio rebajado en las líneas de horizonte. No hay más que observar los cuadros de Monet, que utilizaba de forma profusa este color, según demuestran los análisis de su paleta. Recomiendo ver los cuadros realizados por este pintor a partir de la Exposición Universal de París de 1867. 

Por último, y en lo relativo al uso del amarillo de cadmio en acuarela, quiero decir que es el color más difícil de oscurecer, el cadmio y todos los amarillos. Si lo hacemos con Gris Payne, haremos un verdoso, y si lo oscurecemos con ocre, restaremos la vitalidad y brillantez al amarillo. Habrá que hacerlo o con siena, o con rojo muy oscuro, pero de forma moderada. Como mucho, podremos utilizar su complementario: el violeta.  Y del mismo modo, para aclararlo sin que pierda su entidad, habrá que hacerlo con amarillo limón o blanco.

Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

 


5 comentarios:

Unknown dijo...

Muy valiosos y didácticos todos los artículos . Muchas gracias .

Macuarela Acuarelista (Macarena Márquez Jurado) dijo...

Muchas gracias por el comentario. Es una serie que está llegando, y de eso se trata. He tenido la suerte de tener buenos maestros, y me gusta compartir conocimiento. Saludos.

Laureano vidal dijo...

Excelente artículo, muchas gracias.

Macuarela Acuarelista (Macarena Márquez Jurado) dijo...

Gracias, Laureano. Me alegro de que te guste. La serie lleva trabajo, pero merece la pena. Todas las investigaciones son pocas.

Macuarela Acuarelista (Macarena Márquez Jurado) dijo...

Me han preguntado en varios grupos por el libro de Cennino Cennini: El libro del Arte o Manual del Artesano. Hay ediciones en facsimil desde 8.5 euros, hay otras de segunda mano, y, por supuesto, nuevas. Si ponen en el buscador de google la referencia aparece toda la oferta. Recomiendo dar un vistazo a las páginas preseleccionadas en Google Books por si acaso no es de su interés. No me consta, de momento, edición digital. Espero que esto conteste a quienes me han preguntado en todos los grupos de acuarela.

ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...