Los pinceles de la Reina Victoria de Inglaterra

 Los pinceles de la Reina Victoria de Inglaterra. 

Serie 7 Winsor&Newton

© Macarena Márquez Jurado – www.macuarela.com

 

Al firmar cada pincel, el artesano que trabaja para un artista se convierte a su vez en artista. Macarena Márquez.



<alt="Pinceles Serie 7 Winsor&Newton"/>
Pinceles SERIE 7 Winsor&Newton



 

Material empleado:

Cuaderno de bocetos: FONTAINE. Aquarelle. Watercolour. Papier Noir, negro. Algodón 100% 12x18. 300 g/m2

Acuarelas en pastilla metálicas: Caja de 12 unidades

Pinceles:

Redondos del 2, 4, 6

Plano del 10

Roller Pen de Tinta Líquida resistentes al agua:

            Signo. Pigment Ink White. Mitsubishi Pencil. Co. Ltd.        

Metallic Marker:

            Staedtler 1-2 mm.

 

Lápiz: Portaminas Parker 2HB

Pluma: Parker

Goma de borrar de miga de pan

 

 

Hemos escuchado mucho de pinceles, numeraciones y calidades. Y también acerca del “rey de reyes”, una serie de pinceles ya mitológica por haber sido creados por la casa Winsor&Newton para la mismísima Reina Victoria de Inglaterra.

Por un lado, esta Reina, cuya importancia fue de tal calado que marcó su época con su nombre: Época Victoriana, empezó a escribir una serie de diarios desde muy niña. Fue su madre, María Luisa Victoria, princesa de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, quien se los regaló cuando aún era una niña. Empiezan con una frase de dominio público:

Este libro, me lo dio mamá, para que pudiera escribir en él el diario de mi viaje a Gales"

En ellos, no sólo escribió, sino que plasmó su vida familiar y política a lo largo de su extenso reinado. Lo hizo desde 1832, en que tenía 13 años, hasta 1901 en que murió. Incluyen pinturas y dibujos y se publicaron en 2019 con ocasión del aniversario de su nacimiento, 24 de Mayo de 1819.

Los Archivos Reales, junto con la Biblioteca Bodleian de la Universidad de Oxford y la compañía ProQuest han llevado a cabo la fabulosa acción de digitalizar toda esta obra de corte autobiográfico. Para más información, remito a los enlaces de acceso. En el caso de que se quiera realizar una investigación académica, para acceder hay que escribir al correo electrónico de los Archivos Reales:

http://www.queenvictoriasjournals.org/

http://qvj.chadwyck.com/marketing/about.jsp


Por otro lado, al margen de haber escrito e ilustrado sus diarios a lo largo de toda su vida, hay que decir que no era autodidacta. Su profesor de acuarela fue William Leighton Leith, maestro escocés de acuarela de paisaje, que había comenzado pintando escenas en el Royal Theatre de Glasgow.  Fue a Italia, haciendo el viaje iniciático de los artistas y aventureros de la época. Allí pintó numerosas acuarelas, bocetos y dibujos que se trajo de vuelta a Inglaterra y que le sirvieron de carta de presentación ante las familias acaudalas y aristocráticas del momento. Otro profesor fue Edward Lear, paisajista victoriano que se convirtió en profesor de dibujo de la reina. De Lear son esas fabulosas acuarelas de Meteora, muy famosas y que aconsejo ver para poder comprender mejor las acuarelas e ilustraciones de esta reina. Además, este era un artista que siempre aportaba novedades, ya que estaba instalado en la moda de nomadismo del momento, pasar en Inglaterra el verano, y los meses de frío en poblaciones del Mediterráneo.

 

Estos artistas enseñaban a la futura reina ya en 1817, cuando todavía no había alcanzado los 10 años. Por lo tanto, Victoria no empezó a pintar cuando se iniciaron estos cuadernos, sino mucho antes, desde niña, siempre. Sobre todo, desde que se quedó viuda en diciembre de 1861 después de 21 años de matrimonio con el príncipe consorte Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. La Reina, más que nunca, se aferró a esos diarios.

 

Esto en cuanto a los diarios, cuadernos de viaje, dibujos y acuarelas de la Reina.

 

En cuanto a los materiales que utilizaba, paso a hacer una síntesis de los orígenes de la Casa Winsor&Newton y de cómo acaban adquiriendo el sello de abastecedor de la Casa Real y fabricando los pinceles de la Reina.

 

La casa Winsor&Newton abre su primera tienda en el número 38 De Rathbone Place en el año 1832. Por un lado, estaba Henry Newton, el artista, que aportó los conocimientos de técnica pictórica. Por otro lado, estaba Winsor, un químico que contribuyó al incipiente emporio en su parte científica, que en aquella época estaba en plena efervescencia. Los colores, hasta llegar aquí eran inestables y adolecían de calidad. En 1835 introdujeron la glicerina, el elemento que aporta esa untuosidad característica de la acuarela. Fueron avanzando en la creación y resultados, tanto de acuarelas como de pinceles. Desde 1841 tienen el sello de proveedores de la casa real, lo que forma parte también de su prestigio, al margen de la calidad.

 

La Serie 7 de Winsor&Newton se creó en 1866. Es la serie que se hizo para la Reina Victoria de Inglaterra. Hablo un poco de ella porque son pinceles de extrema calidad y que siguen fabricándose de forma artesana.

 

La Serie 7 cuenta con pinceles de pelo de marta Kolinsky que se fabrican a mano por expertos iniciados. Los de numeración alta pueden tardar en fabricarse una semana. El mechón sale de una parte de la cola de las martas. Todo el proceso de fabricación y manufactura, desde la adquisición de la materia prima, es sostenible. Cada pelo se revisa a mano, y los mangos son de madera de abedul, llevando impresos en ellos en oro el sello de la serie.

 

Los originales de la reina Victoria tenían mangos de marfil y las virolas eran de metales nobles como la plata.

 

Actualmente el mechón está atado a mano por hilo de lino dentro de la virola, y lógicamente, las virolas no son de planta sino de un latón, que, chapado en níquel, no se pica ni oxida con el agua y restos de pigmentos. Añaden a la virola una doble hendidura profunda. Una de las cosas para que la punta tenga su eficacia, es el equilibrio que los artesanos tienen que conseguir entre convexidad del mechón y punta. Si no hay proporción, la punta no describirá y descargará acuarela en la medida necesaria, a lo que habrá que añadir que el pincel se abrirá, no volviendo la punta a su estado de origen una vez que ha descargado la mezcla. Hasta ese punto todo es importante en un pincel de calidad. Al combinar pelo de distinta longitud con convexidades diferentes se obtiene un pincel de cuerpo ancho. Parece ser que esta corporeidad del mechón de los pinceles es lo que le gustaba a la reina.

 

En cuanto a la cuestión de la punta del pincel es relevante. Si, cuando el acuarelista desembarca sobre el papel con un pincel cargado, la punta se abre a la menor presión y no retorna a su estado inicial, no seremos dueños del todo de nuestras pinceladas. Está bien el índice de sorpresa en la pintura con acuarela y en toda pintura, pero no todo debe ser sorpresa, hay una parte, siempre, en que el capitán de este barco somos nosotros. Es igual que sucede en el movimiento de unas bolas de billar. Parece que nosotros no controlamos apenas nada de su recorrido. Pero no es así, y, al igual que el agua y sus reacciones, podemos saber con gran precisión qué pasará en la mesa de billar, y también 

en nuestro cuaderno.

 

En los pinceles de Serie 7, la punta no se modifica cuando llega al papel y el pincel pinta llevado por nuestra mano. Se llama Memoria de Forma. Esta memoria de forma la tienen motivado entre otras cosas por las diferentes longitudes del pelo perfectamente enrolladas, a las que se hace girar una y otra vez por las manos de un artesano. Pero también por la convexidad del mechón y el equilibrio del que hablaba. Si todos los pelos son iguales, por muy buena calidad que tenga, al pintar no se obtendrá la misma precisión, será mucho más difícil controlar las circunvoluciones que describen los trazos. Del mismo modo, si el pincel tiene algún pelo de final romo o achatado, que aparece como cortado en seco, tampoco podremos conseguir precisión para una pincelada final que así lo requiera. En la Serie 7, los artesanos de Winsor&Newton comprueban pelo a pelo si hay en todo el mechón un solo pelo cortado.

Sobre esto es bueno que recordemos que, en un pincel malo, a las pocas sesiones, la virola estará por un lado y el mango por otra causado por unos pegamentos de ínfima calidad y su contacto con el agua y uso que le demos al pincel. Pasa a menudo cuando compramos una cosa por otra. En la serie 7 todo es artesano y calidad. No hay que decir que las virolas en esta serie no tienen soldaduras. Son de una pieza. Pero no debemos admitir pinceles en que haya soldadura, sean de la serie que sean. Ahí se meterá el agua, el pigmento, y al pintar, una gota de suciedad acumulada caerá sin freno a través de la soldadura pudiendo arruinar una pintura.

Finalmente se prueban y estuchan. Algo que me gusta y que dice mucho de la marca, es que, en pinceles grandes, en la caja se pone el nombre del artesano que ha realizado el pincel, hasta ese punto el artesano que trabaja para el artista se convierte a su vez en su artista.

La serie 7 es todo un universo. Y no digo que todos los pinceles que tengamos sean de la serie de la Reina, -me encantan los acrílicos-, pero alguno podemos ir coleccionando para pintar. Cualquier regalo de línea electrónica vale mucho más que un pincel-joya.

Antes de decidirnos por un pincel u otro, propongo observar bien los pinceles, y hacer pruebas. Si conocemos desde la base de qué están fabricados y cuál es la causa, podremos seleccionar mejor.

Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved









<form style="border:1px solid #ccc;padding:3px;text-align:center;" action="https://feedburner.google.com/fb/a/mailverify" method="post" target="popupwindow" onsubmit="window.open('https://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=Macuarela', 'popupwindow', 'scrollbars=yes,width=550,height=520');return true"><p>Enter your email address:</p><p><input type="text" style="width:140px" name="email"/></p><input type="hidden" value="Macuarela" name="uri"/><input type="hidden" name="loc" value="es_ES"/><input type="submit" value="Subscribe" /><p>Delivered by <a href="https://feedburner.google.com" target="_blank">FeedBurner</a></p></form>

EL ROSA PERMANENTE

EL ROSA PERMANENTE

EL ROSA PERMANENTE

Índice Internacional de los Colores.

Nombre y número IC:  PV19

Descripción Química: Quinacridona

© Macarena Márquez Jurado


Color: Rosa Permanente Winsor & Newton

Papel sobre el que se han realizado las pruebas: Rosa Permanente PV-19:  Papel Canson Teintes. Formación de un Gris a partir de Rosa Permanente: Sennelier Papier Artiste  300 g/m2

<alt="Rosa Permanente"/>
Foto 1. macuarela.com: El Rosa Permanente

Decir rosa es algo muy vago que hacer referencia a un color, y a un tipo de flores. En cuanto a color, la gama del rosa es muy amplia. Los hay que viran hacia el azul y los que van hacia el rojo. Cennino Cennini en su Tratado de la Pintura, escrito hacia 1390 y considerado el primer compendio de técnica pictórica italiano, nos habla ya del color rosa, que en aquel momento era utilizado para las encarnaciones, pintura de rostros, cuellos, cuerpos, brazos, manos, piernas y pies. El color se hacía con Sinopia y Blanco de San Juan. Sinopia es un color ocre rojizo que según describió Plinio en su Historia Natural  tomó el nombre de la ciudad de Sinope, en el Ponto, de ahí que los romanos lo llamaran sinopis. Había tres tonalidades, oscura, clara y media dependiendo de que tuvieran más o menos rojo. Para las encarnaciones, Cennini recomendaba Sinopia Clara. Pero esto daba tonos rosados, amelocotonados, y no el Rosa del que vamos a hablar. 

Actualmente se desarrolla a partir del pigmento Quinaqridona, de gran resistencia e intensidad. Las quinacridonas magentas son más rojizas PR122 (en el Índice PR= Pigmento Rojo-Red). En cuanto a las quinacridonas violetas, tienden más a los violáceos/azulados, PV19 (en el Índice de Colores PV=Pigmento Violeta-Violet)

El color Rosa Permanente del que hablamos, el que la casa Winsor & Newton introdujo en su paleta en la década de 1950, es un PV19. De gran eficacia, este color puede permanecer en su propiedad de Rosa Intenso de gran coloración. Si añadimos agua de forma progresiva, nos llevará hacia tonalidades rosas transparentes que nos parecerán imposibles por su belleza. Tiende al violeta (PV).

El Rosa Permanente es un color muy versátil, con gran carácter en sí mismo, pero que también se puede usar para formar grises y otras tonalidades de gran variedad. Para transformar un ROSA PERMANENTE hay muchas formas. Yo os sugiero añadir una punta de AMARILLO LIMÓN al color original y que comprobéis la maravilla resultante.

Rosa Permanente mezclas de acuarela
Foto 2. macuarela. com: El Rosa Permanente.
En el centro, resultado de mezclar Rosa Permanente con Amarillo Limón.
Los casilleros centrales de la fila superior con Rosa y Amarillo poco saturado. Los de la fila inferior, muy saturados. El resultado es un color asalmonado en mayor o en menor medida. El amarillo limón da calidez al Rosa.  


Si lo que se quiere es oscurecerlo sin que pierda su esencia, es conveniente utilizar Carmín de Alizarina y no Gris de Payne ni Negro. El Carmín de Alizarina potenciará el Rosa, le dará intensidad y oscurecerá sin que pierda su calidad de rosa. 

Rosa Permanente con Carmín de Alizarina
Foto 3. macuarela.com:  El Rosa Permanente.
Oscurecimiento del Rosa con Carmín de Alizarina en el centro.

En cuanto a su mezcla con otros colores, el color ROSA PERMANENTE mezclado con el VERDE ESMERALDA, da como resultado un gris que podéis ver en la fotografía número 4. Se trata de un gris que no compraremos ya hecho, con registros y matices diferentes a cualquier otro gris. Os animo siempre a formar colores con vuestra base de paleta. Eso dará un toque personal a vuestras obras.


Rosa Permanente con Verde Esmeralda
Foto 4 Rosa Permanente.
 Gris formado por Rosa Permanente y Verde Esmeralda


Otra de las variables muy ricas del Rosa permanente, es el violeta que resulta de mezclar este color con el AZUL INTENSO. Se puede ver en la fotografía 5. Es un violeta precioso. He mezclado con mucha agua, si se utiliza más pigmento las variedades de violeta pueden llegar a ser muy intensas.

Foto 5. Rosa Permanente.
Violeta formado por Rosa Permanente y Azul Intenso (Intense Blue)

El Rosa Permanente es un básico de acuarelista. Se puede adquirir en pastilla, o en acuarela líquida. Lo recomiendo en acuarela líquida si utilizamos pinceles de acuarela recargable. Este tipo de acuarela tiene más poder de tinción, y en algunos trabajos viene muy bien. 

En cuanto a la última variable la encontramos en los Rotuladores de Acuarela. La marca Winsor and Newton ofrece este color en su gama de rotuladores de acuarela. Este producto tiene un pigmento especialmente hecho para rotulador. Son de doble punta, una fina para remarcar detalles, la otra de tipo pincel para áreas algo más grandes. Con estos rotuladores, con el Rosa Permanente en concreto, ya podremos realizar nuestros Urban Sketchs, o nuestros bocetos de Flores, nuestros diseños o acuarelas más clásicas. Si quiero pintar una fachada de la que cuelgan buganvillas, por ejemplo, y estoy en la calle pintando, utilizaré mi godet de acuarela Rosa Permanente, pero también, para detalles, el Pincel de Acuarela recargable del mismo color, que lo traeré cargado de casa con acuarela líquida. Al final podré delinear con rotuladores, bien de este color, o de otros. Lo bueno que tienen todos estos materiales es que se pueden mezclar unos con otros. 

 Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved


ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...