Mostrando entradas con la etiqueta Acuarela y Diseño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Acuarela y Diseño. Mostrar todas las entradas

Acuarela y Diseño para El Fantasma de Cervantes

En el Día del Libro: Acuarela y diseño para El Fantasma de Cervantes.

 

A don Miguel de Cervantes Saavedra.

A su novela: El Coloquio de los Perros.

 A su Casa Museo de Valladolid.



El 23 de Abril se considera el Día Internacional del Libro. Se conmemora el fallecimiento de dos de los escritores más relevantes de la Historia de la Literatura Universal: Cervantes y Shakespeare. Aunque hoy se sabe que Cervantes, en realidad no murió el 23 de Abril, sino el día anterior, en Madrid, y que se enterró el 23 de Abril en el Convento de las Trinitarias Descalzas.

Dataciones al margen, el peso de Cervantes no recae en un día más o menos dentro del calendario gregoriano o juliano, sino en el aporte a la cultura universal. Supo crear prototipos humanos, seres cuyas formas de pensar y conducirse no se pasan de moda para caer en el olvido, como pasamos la mayoría de nosotros, sino que se quedan.

<alt="Macarena Marquez El Fantasma de Cervantes"/>

Acuarela y Diseño -  El Fantasma de Cervantes

Las personas que me siguen conocen que hay dos partes en mí, una pinta con palabras, y otra escribe con imágenes. Por eso hoy, he querido rendir tributo a la figura de Cervantes, nuestro escritor, con los dos humildes canales de expresión con que cuento. Pintar y escribir van unidos. La acuarela nunca la olvido.

El colegio no me acercó a Cervantes a pesar de haber tenido una profesora que era persona docta en la materia. Digo docta, pero mala pedagoga. Estaba en su nube de saber y sus clases me producían, a mí y al resto de niños y adolescentes, un sopor indescifrable. Eso sí, nos enseñó Lengua Española de forma clara, y eso se lo debo. De Literatura nos enseñó poco. Después, en el bachillerato, tuve otra profesora, también muy docta en Literatura, pero que, del mismo modo que la profesora de mis años infantiles se hallaba siempre en su nube literaria. Yo había aprendido ya esto de subirse a las nubes, y, en cuanto ella comenzaba el ascenso, yo volvía los ojos hacia la derecha y, observando por la ventana, me subía a la mía. Esa profesora sí que nos hizo leer el Quijote, pero no nos acercó al Quijote, y mucho menos al escritor, a Cervantes. Como tenía que examinarme, ya no era una niña, decidí leer en diagonal algunas páginas del principio, del centro y final del libro. Y también leí en diagonal un libro de Martín de Riquer que se encontraba en la biblioteca de mi padre: Aproximación al Quijote.

Salí airosa. Con estos dos métodos conseguí aprobar con sobresaliente, por dos veces y en dos cursos, el obligado tema “Quijote” de mis años colegiales. Pero ni lo leí, ni lo entendí, ni comprendí la importancia y, sobre todo, el deleite de conocer al escritor y su obra.

Llegada la juventud, tuve la suerte de tener una profesora de Literatura de las mejores que he tenido y se pueden tener en la vida de cualquier estudiante. Era una asignatura de Literatura para historiadores. También se trataba de una persona docta. Además, era pedagoga. No estaba únicamente en su nube de saber, sino que, por su carácter apasionado, te arrastraba a ella. En la universidad también había ventanas, pero su nube era mejor que la que yo podía ver entonces. El entusiasmo de esta intelectual era tan grande que aquel año, en que yo podía haber aprendido una Historia de la Literatura para Historiadores del Arte, Quijote y Cervantes incluido-, aquella profesora universitaria nos arrastró en su pasión a leer a Clarín y únicamente a Clarín. Nos hizo ver que era mejor conocer a un solo autor que a todo el elenco sin conocer al final a ninguno. El conocimiento de Clarín se lo debo, naturalmente. Comprendí su arte y su genio y empecé a aprender lo que es escribir una novela: La Regenta, empresa que nos llevó un año de dedicación. Por Cervantes pasamos de puntillas, aunque yo tenía guardada la bala de la “Aproximación al Quijote”, de Martín de Riquer, y la lectura en diagonal aprendida en los años infantiles. Ese tipo de lectura, casi fotográfica, me ha ayudado mucho a lo largo de la vida intelectual en discernimientos y síntesis mentales varias, que en este artículo no vienen al caso.

Lo que sí viene al caso es que Cervantes nunca llegó a mí. O miento, llegó a mí, pero tarde.

Fue en Valladolid. Allí viví unos años y Cervantes vivió otros a primeros del siglo XVII. Artistas e intelectuales de la época acompañaron a Cervantes en el movimiento demográfico que se produjo tras ser declarada esta ciudad capital de la corte en 1601. Reinaba Felipe III.

Próximo a la casa en donde Cervantes habitó junto a sus hermanas tuvo lugar una grave escaramuza. Como consecuencia de esta murió don Gaspar de Ezpeleta, y don Miguel tuvo que testificar. Lo hizo él y las personas que vivían allí, proceso por el que hoy sabemos parte de la historia del escritor, de su estancia y de su casa en esta ciudad. El documento de dicho proceso fue encontrado en la Real Chancillería de Valladolid y hoy es custodiado en la Real Academia. Recomiendo a todos cuantos hacen turismo de interior, la visita a este sugestivo lugar vallisoletano, hoy museo. Uno puede sentarse en los jardines que se encuentran al exterior, y comprender muchas cosas.

Allí se me ocurrió y escribí esta historia de Cervantes y de Carlos Luna, vecino de su casa en el Valladolid actual. El joven Carlos habla con el escritor cada vez que abre el libro y tiene que estudiar. Es una forma de acercamiento al escritor español universal, ciudadano del mundo, que tan bien nos ha retratado. Todos nosotros, sus contemporáneos, quienes le antecedieron en el tiempo y los que hoy vivimos, estamos fotografiados en una de sus Novelas Ejemplares: El Coloquio de los Perros. En este libro debemos al genio de las letras que nos haya reflejado. Lo hizo con su prosa inteligente y única, en lo mejor y lo peor de los que vivimos, entonces y hoy. Con una modernidad pasmosa y sintética.

Sigo sin leer el Quijote entero de forma ortodoxa, pero cada vez entiendo más al escritor y me siento más cerca de él y de su obra. Al fin y al cabo, a base de diagonales fotográficas,  tengo casi todo el espacio del Quijote en mi cabeza, como uno de esos robot aspiradora que succionara tesoros en vez de basura. Tengo el espacio del Quijote, el suyo y aquellos que se abren con su lectura. De una forma diferente, pero de una forma.

La ilustración la hice para este libro, con fondo amarillo. Quería acercar a Cervantes al lector, y el amarillo es el segundo color del espectro visible. El que más nos acerca a los objetos que vemos, sólo superado por el rojo.

<alt="El Fantasma de Cervantes"/>

Diseño para El Fantasma de Cervantes - Macarena Márquez

En la ilustración se puede ver a Carlos Luna en su dormitorio, invadido por el letargo de ensoñarse con un escritor que había vivido en la casa que él podía divisar desde su dormitorio. Está rodeado de objetos tecnológicos, pero sucumbe a la llamada de su vecino en el tiempo.

Este es mi pequeño homenaje al escritor del que tanto he aprendido. Acabaré leyendo el Quijote sin diagonales ni imágenes. De la forma habitual. Si puedo. El coloquio de los perros lo he leído de la forma habitual. Aunque nadie me obligó.


<alt="Dia Internacional del Libro 2021"/>


Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

BARENBOIM, BEETHOVEN, BOLAS DE CRISTAL y CAJAS DE ACUARELA ESPECIALIZADAS

En la paz de Barenboim 


La Navidad puede resultar un mero trámite, pero me gustan sus colores. Y también cuando Barenboim toca el Piano Trío nº7 in B Flat Major, Op.97.”Archduque: III. Andante Cantabile ma pero con moto. Todo esto tan largo es Beethoven. Y el mero trámite un mero trámite. Beatriz, el nombre de la musa de Dante, y la preciosa persona que me lo regaló.

Es la primera vez que alguien me regala unas acuarelas que ya vienen seleccionadas para pintar determinados temas. En este caso, se trata del Floral Pocket Box de Van Gogh. Es una caja de color rosa, pero de esos rosas sin palabras que uno quisiera comerse en forma de helado italiano.

Flores y Bolas en la paz de Barenboim

Me encantó el regalo, aunque soy bastante escéptica en utilizar otra selección de colores que no sea la que haga el artista que pinta. Aun así, ¿cómo no querer abrir algo como esto?

<alt="Barenboim Floral Pocket Tríos Beethiven"/>
Floral Pocket Box - Van Gogh - Royal Talens

Dentro venían colores seleccionados por la Royal Talens muy sabiamente. Y digo esto, porque tuve que experimentarlo para convencerme.

Los colores son los siguientes:

  • Amarillo Limón Permanente
  • Amarillo Indio
  • Rojo Permanente Oscuro
  • Rosa Quinacridona
  • Violeta Azulado Permanente
  • Verde Vejiga
  • Tierra de Siena Natural
  • Pardo Van Dyck
  • Negro Marfil
  • Oro Claro
  • Bronce

Escuchaba a Barenboim interpretando el Piano Trío nº 7: “Archduque”. Fui quitando poco a poco los papeles a los godet de acuarela. Como quien quita papel celofán a caramelos, porque las pastillas de acuarela parecen trozos de caramelo cortados en barra.

No me gusta la Navidad. Es Navidad. Con todo me sugieren mucho los colores que nos invaden y los tiempos en que puedo seleccionar músicas en la tranquilidad de los cuadernos de acuarela, cerca de las personas a las que quiero y me quieren. Sin grandes estridencias ni grandes atracones. Preferiría menos gente y cada vez más selecta. Pero eso es un imposible tal y como lo tenemos determinado. Y tampoco está mal, es un periodo intenso y corto para suerte de todos, los que vivimos, y los que malviven.

En la paz de Beethoven y su trío, el 7, he pintado esto que sale desde la derecha superior del cuaderno como si fuera de una Lámpara de Aladino. Que, después va hacia abajo y vuelve a subir de forma helicoidal.

Floral Pocket Box
Flores y Bolas en la paz de Barenboim

La Navidad no es paz, pero sí este número 7 que me trae Barenboim desde Beethoven. Esta música y estos colores, los dorados, el bronce, el verde vejiga mezclado con el violeta azulado, el rojo permanente oscuro, que no tiene nada que ver con los rojos de cadmio como podéis ver. En cuanto al Rosa Quinacridona, no hay palabras para un color tan dúctil. 

Rojo <alt="Barenboim Quinaqridona Violeta oscuro"/>
Rojo Permanente Oscuro y Rosa Quinacridona de Van Gogh

Yo no sé si esos rojos han pintado flores, flores que son bolas navideñas de cristal, o guindas. No lo sé. Lo que sí sé es que se trata de un rojo de acuarela muy especial. Y que los colores metálicos, que antes se encontraban con gran dificultad y que únicamente utilizaba para las firmas, ahora se fabrican aportando una sutilidad prodigiosa a la pincelada, que se hace transparente.

Tampoco sé si para pintar flores me llevaría exclusivamente esta pequeña caja de doce colores. Al campo, o a los jardines, a los patios. Lo que sé es que voy a incorporar a partir de hoy ciertos colores de esta selección a mi paleta. Por ejemplo, el violeta azulado. ¿No es precioso?

Sí, ya sé que lo puedo formar. Violeta es carmín y azul. Eso es lo que enseño y lo que hago. Pero esto, así, directamente desde la caja, es un deleite.

<alt="Violeta Oscuro"/>
Violeta Azulado Permanente - Van Gogh

La navidad es mero trámite, pero me deja selecciones de colores, ciertas buenas comidas algo diferentes por las que tendré que pasar un mes de enero pintando cada vez que me de hambre, frases, musgo. Y también belenes de diferentes escalas, unas figuras enormes y otras pequeñísimas, cuya falta de equilibrio tendré que solucionar estableciendo planos. Estos tiempos con fondo de tríos de Beethoven o de Supertramp, de cuadernos, papeles y más música en la paz del estudio, de paseos en busca de la imagen perdida, esto sí que es la normalidad que adoro. La navidad del establishment no tiene razón ni peso para venir a interrumpir la paz de lo cotidiano. Ni en lo bueno ni en lo malo. No hay nada como la normalidad.

A mí que me dejen con las acuarelas y que se vayan a otra parte con el chunda chunda y esta inyección letal de basura creciente que, transformada desde que el hombre es hombre, sigue interrumpiéndome después de los años. Necesito años, no navidad.

¡Ah! Se me olvidaba. En la caja también viene un pincel con moldura superior afilada para poder sacar luces. Todo es luz Más navideño imposible.

Pincel Van Gogh
Pincel Royal Talens - Van Gogh - Floral Pocket Box

Feliz, mejor, normal año 2021.

Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

Caja de Nivea con Acuarela

El bote de Nivea. Número 2

Caja de Nivea: Proceso paso a paso

Así queda nuestra caja de Nivea de siempre. En este caso es una caja antigua que encontré. Pintarla es una recreación de azules y blancos y un ejercicio de enmascaramiento con goma. Si estás empezando, comprenderás lo que son las capas en acuarela. Y si ya lo sabes casi todo, también entenderás algo, y es que muchas veces, en la sencillez de las líneas y los colores está el verdadero arte que trasciende. El diseñador de esta caja con estas letras y colores lo sabía.

Caja de Nivea - by Macarena Márquez

Material empleado:

Papel Guarro de gramaje 240g/m2. Grano grueso. 23x32.5 cm.

Líquido Enmascarador – Liquid Masking Film

Pinceles de goma para enmascarar – Gum Shaper

Acuarela en pastilla:

Azul Ultramar oscuro - Ultramarine Deep

Azul Ultramar claro - Ultramarine Light

Plata - Silver (para firmas)

Oro - Gold (para firmas)

Pinceles:


        Plano del 10, 12
        Redondos del 6, 4 y 2 
        Rigger

Caja de Nivea - Enmascarar

Caja de Nivea - Fase 1

Caja de Nivea - Fase 2

Caja de Nivea - Fase 3

Caja de Nivea - Fase 4

Caja de Nivea - Fase 5

  1. Pintar de azul ultramar claro todo. Para los que estén empezando, no tengan preocupación. La acuarela no entrará en los blancos enmascarados. Dejar secar perfectamente.
  1. Dar una nueva capa de acuarela azul ultramar claro mezclado con un poco de azul cobalto claro, pero ya no lo se pintará toda la superficie, dejaremos la franja de azules que en el modelo final se ve más clara sin pintar. Dejar secar
  1.  Dar una nueva capa de acuarela azul ultramar bien saturado de pigmento hasta llegar a la segunda franja más clara. Es la forma de conseguir volumen. Seguiremos así hasta obtener los azules más oscuros, que están en la parte izquierda de la caja. Si observas bien el modelo, llegarás a lo mismo aproximadamente. Se trata de enseñar-aprender. Después, si te estás iniciando, pintarás una nueva caja libremente, imprimiendo tu sello en esta acuarela y en cuantas hagas. Pero primero hay que aprender a dar capas. Los oscuros son muy difíciles de conseguir en Acuarela, casi más que los claros y las transparencias. Si la acuarela no se aplica bien, cuando hemos dado cuatro capas empiezan a salir las fibras del papel. Entonces, nuestros oscuros, lejos de brillar o de mostrar profundidad o sombras, aparecerán blanquecinos. Oscuro no quiere decir sin color, o sin brillo. Quiere decir que recibe menos luz, sólo eso. Si el objeto es azul, como sucede en esta caja, seguirá siendo azul. Más oscuro. Pero azul. No utilices el negro para oscurecerlo.
  1. Una vez bien seco todo, procedemos a levantar el enmascaramiento. Lo haremos con la yema de los dedos, para no estropear la rugosidad del papel con las uñas, o tirando de un extremo con cuidado. Si la goma de enmascarar está bien aplicada, saldrá fácil. Aunque también tengo que decir, que mientras más rugoso sea el papel, más difícil de levantar.
  1.  El siguiente paso es matizar los blancos, que serán más blancos en donde hay más luz, y menos en donde hay menos. Esta cuestión, que parece muy simple, muchas veces se olvida.
  1. Por último, firmaremos. Sobre la firma habrá post. Es muy importante. En este caso no he querido restar importancia a los azules de la caja estrella, por eso he firmado con acuarela metálica, a excepción del pequeño punto rojo, que es seña.

 

Gracias a NIVEA por mantener inalterada la línea visual de este producto, acerca del cual nos preguntaban nuestros padres al ir a la playa: ¿Te has puesto la Nivea?, en vez de preguntarnos: ¿Te has puesto la crema?

Esto es un homenaje a su dibujo, a sus letras y a sus azules. Una recreación con acuarela de un bote que sigue estando presente en la vida de todos desde que nació. Creo en estos azules y en esta simplicidad, en su inmanencia.

Me he valido de ello en el post anterior para explicar por qué enmascarar los blancos del papel. Y ahora, también lo haré, para explicar las bondades de la acuarela en monocromo y lo que significan las capas para dar volumen a nuestra acuarela. Os pongo las imágenes del proceso para que lo podáis llevar a la práctica, aunque seais principiantes.

Una vez enmascaradas letras y líneas blancas, estos son los pasos:

Espero que os haya gustado este ejercicio.

Gracias a Nivea por su obra de arte.

 

Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

Enmascarador de Acuarela ¿Por qué tapar los blancos?

El bote de Nivea. Número 1

El líquido enmascarador para acuarela es un producto de goma líquida que sirve para reservar algunos blancos. De ese modo podemos aplicar con facilidad los colores sin temor a que determinadas líneas, letras, o claros se manchen.

Material empleado:

Papel Guarro de gramaje 240g/m2. Grano grueso. 23x32.5 cm.

Líquido Enmascarador – Liquid Masking Film

Pinceles de goma para enmascarar – Gum Shaper

 

Macuarela www.macuarela.com
NIVEA BOTE VINTAGE FASE 1. Enmascarador - www.macuarela.com

 No siempre hay que utilizarlo para reservar el blanco del papel. A mí me gusta, y recomiendo también, trabajar con los pinceles a pulso, esto es, deslizando con cuidado y precisión el pincel cargado de acuarela sin tener por ello que entrar en donde no quiero.


Pero esto no siempre es fácil, y, además, a veces es muy recomendable utilizar el enmascarador. Lo hago en el caso que las líneas sean muy finas, si hay letras en mi acuarela, o espuma de olas, en rostros de acuarela clásica – puntos de luz en los ojos, por ejemplo-, también en los follajes de bosques, cuando queremos cuidar el pequeñísimo haz de sol que se cuela entre hojas y ramas.

Podemos utilizar muchas marcas, y los hay de varios colores. A mí me gusta el enmascarador de color gris, porque es neutro y no interfiere con el resto de colores en uso. Pero es indistinto utilizar enmascarador verde, rosa o anaranjado, ya que, cuando acabemos de pintar, lo quitaremos. Por tanto, elige aquel con el que trabajes cómodamente. Al principio hay que probar las distintas marcas y colores, hasta dar con la tuya.

Tengo que decir que es un producto necesario y de resultados muy impactantes cuando lo utilizamos las primeras veces, pero que tiene dos características. La primera es que huele muy mal. Si puedes, abre la ventana cuando lo uses. Y la segunda, estropea bastante los pinceles de acuarela, muy delicados y de precio considerable. Por eso, yo siempre recomiendo, o bien utilizar pinceles de caucho, los podéis ver en la foto, o bien dejar un par de pinceles solo para este uso.

El secreto de este recurso está en coger producto como si fuera pintura, aplicar, y no intentar alargar la pincelada, porque se seca rápidamente y se hacen pequeñas bolas de goma, sino que hay que meter continuamente el pincel en agua y lavarlo, secarlo para retirar los pequeños reductos de goma seca, y volver a cargar con mascara. Esto continuamente. Lo mejor es que probéis para comprender el proceso. Entenderéis a la primera lo que digo.

Recordad que, en las acuarelas, el blanco del papel -al menos para los puristas-, es la luz. Y, en principio, sobre todo cuando estamos aprendiendo, lo mejor es no utilizar blancos para aclarar. Como digo, se aclara con agua, y el blanco es el del papel.

Una vez secas nuestras reservas, habremos conseguido una película de goma sobre la que no entrará ni el agua ni la acuarela. Y podremos trabajar con los colores sin peligro.

En este caso los azules entrarán por encima de las letras. Os muestro la fase 2 en la siguiente foto.

https://www.macuarela.com/2020/08/enmascarador-de-acuarela-por-que-tapar.html
NIVEA BOTE VINTAGE FASE 2 - www.macuarela.com

Una vez finalizado el trabajo, con la yema de los dedos perfectamente limpias- retiraremos la máscara cuidadosamente.

Aconsejo utilizar el enmascarador para trabajos de diseño, y también para acuarelas como ésta en que hay mucha letra y líneas finas.

Enel siguiente post, verás cómo queda.


http://www.macuarela.com


Macarena Márquez

Novela: La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

 

 

Acuarela Líquida

Me encanta pintar con Acuarela Líquida. Sus colores son vibrantes, y las tintas resultan más parecidas a la Tinta China de colores. Las utilizo siempre, bien aguada para composiciones de acuarela clásicas, o apenas sin aguar en temas más arriesgados. Aunque, en realidad, lo más recomendable es utilizar estas acuarelas cuando hacemos trabajo de diseño e ilustración, en los que podemos necesitar bloques de color con menos progresión de tonos. En determinados trabajos de prediseño, antes de publicar, o de pasar a lo digital, necesitamos manchas que resulten compactas y en las que no se note la pincelada.

Material:

Papel: 14,8 x 21 cms. de gramaje 160 g/m2

Puede ser cualquier marca, pero en la gama de grano fino.

Pinceles: Redondos del 12, 10 y 4.

Lápiz o portaminas.

Paleta de mezclas redonda.

Acuarela Líquida:

·          Amarillo cadmio oscuro – Cadmium Yellow Deep Hue

·          Verde Oliva – Olive Green

·          Rojo Bermellón - Vermilion Red

·          Rojo Naranja – Orange Red

·          Rojo Intenso – Deep Red

·         Carmín de Alizarina – Alizarín Crimson

·          Azul Ultramar - Ultramarine Blue


Protector Spray 680 Talens

 

 

Actualmente es lo que llamamos color block, un concepto que ha traspasado el mundo del arte pictórico para instalarse en la decoración y en la moda en general. Para conseguir este efecto block, o de color saturado cuyo efecto es la planitud, utilizo siempre la acuarela líquida. El iniciador de esta línea de color block a la hora de pintar fue Piet Mondrian, quien utilizó los colores básicos en su formato block, sobre todo al final de su evolución artística. Las colecciones permanentes del Museo de Arte Reina Sofía y de la Colección Thyssen de Madrid albergan cuadros de este pintor, creador del neoplasticismo, movimiento artístico en cuya base no está la imitación de la realidad, sino la trascripción a partir de los tres colores primarios: Amarillo, RojoAzul, a lo que se añade el blanco y el negro. Es un arte sin profundidad, sin símbolos, sin atmósfera. Marca el inicio del color block al que me refiero, un color al que el acuarelista puede llegar mucho mejor, si lo hace con la acuarela líquida. También con tinta china.


<alt="Acuarela Líquida"/>
Tomates - Acuarela Líquida
Título: Rojo Rojo Rojo
Autora: Macarena Márquez Jurado
www.macuarela.com

Su textura, al secar, es mucho más satinada que la acuarela en pastilla o la de tubo. Resulta más brillante. En cuanto a su nivel de permanencia, ahí es en donde hay que decir que, si se expone a la luz del sol, o excesiva, y también a la luz fluorescente, puede perder tono. Sus colorantes son resistentes, pero no soportan tanto como otro tipo de acuarelas una gran exposición a la luz. Hay barnices que protegen los trabajos con este tipo de acuarelas. Son incoloros. Por ejemplo, yo uso Protecting Spray 680 de Talens, aunque hay muchas marcas. Se trata de una resina que no amarillea y que protege la acuarela, no solo en su color, sino también en el grado de humedad. Recomiendo hacer una pequeña prueba en un papel en el que se haya pintado algo inservible. No se puede pegar excesivamente el bote al papel. Hay acuarelas, sobre todo las oscuras, como verdes, azules o carmines, que al secar pierden brillo. Al hacer la prueba se puede comprobar cómo el color vuelve a ser el que era en su origen, recuperando su esencia.


En cuanto a otra de las peculiaridades que me seducen de estas acuarelas, con la que he trabajado y trabajo a menudo, es que, una vez finalizada la sesión, dejo en la paleta de mezclas los colores. Cuando retomo el trabajo que esté desarrollando pasados unos días, añado unas gotas de agua en cada pocillo, y la acuarela vuelve a su ser, líquida y vibrante, sin haber perdido un ápice de luz. Ni brillo.

 

Para los aficionados al aerógrafo, trabajar con estas acuarelas es toda una fiesta. Al no estar hechas con pigmentos, y sí con colorantes, no taponan las salidas del aerógrafo. También las recomiendo para teñir o variar la tintada, por ejemplo, de una mezcla de gouache o témpera. Como explico, los colorantes de estas acuarelas son muy potentes.

 

Para los que prefieren pigmentos orgánicos, más resistentes a la luz, la marca Dr. Martins ofrece este tipo de acuarelas con excelentes resultados. Se pueden utilizar indistintamente. Aunque tengo que confesar que yo adoro mis Acuarelas Vallejo, que están en mi base de material siempre. Y, por añadidura, todas las demás. Hay que ir eligiendo marca, o marcas.


<alt="color block"/>
Tomates con Acuarela Líquida-Macarena Márquez


Acompaño este artículo sobre acuarela líquida con uno bocetos de tomates realizados con las mismas. En algunos casos, como se puede observar, he dado unos toques de acuarela en pastilla, pero la líquida siempre se sobrepone.

 

Animo a todos a probarla. 


Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved


































 


ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...