Mostrando entradas con la etiqueta Collage con Acuarela. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Collage con Acuarela. Mostrar todas las entradas

El papel lienzo para pintar con Acuarela - Antinoo

 Me quedé sin papel específico para acuarela. Al menos no eran de las calidades que suelo usar. Pero eso nunca es motivo para no emprender una nueva acuarela. Tenía varios pliegos de papel lienzo, que utilizo normalmente para acrílicos, tinta china o gouache, pero que también pueden servir para pintar con acuarela.

Tenía papel lienzo, y también tenía a Antinoo desde hacía varias semanas rondando por mi mente.

Antinoo. Figura 1. Acuarela sobre Papel Lienzo.
Macarena Márquez Jurado


Digo esto porque, hay algunas personas que están todo el día comprando materiales y no pintan nunca. Por el contrario, otras, no tienen tantos materiales, y, sin embargo, no paran de pintar. El equilibrio estaría en tener tantas ideas, como materiales para plasmarlas.

Siempre he hablado sobre el conocimiento de los materiales como primer paso antes de empezar en el mundo de la acuarela. Hay artistas que, inicialmente tienen la pulsión de pintar, y después buscan los instrumentos necesarios para llevar a cabo su inspiración. Y, si las tiendas están cerradas y los envíos tardan en llegar, pintan con el mismísimo plumero, con el cepillo de dientes, la brocha del colorete o un bastoncillo aplicado a cualquier papel o cartulina: la caja de detergente desplegada, la portada del periódico o la parte de atrás del calendario de turno. Hay veces en que sucede eso, la necesidad de pintar, ese algo que viene a ser como un aprieto cuya fuente no se sabe en dónde radica y que nos pone manos a la obra. En este sentido, todo nace de un deseo indescifrable que algunos han llamado el “estro”. De hecho, la Real Academia de la Lengua Española define el estro como la Inspiración ardiente del poeta o del artista. Y ante dicha inspiración no cabe otra acción que darle salida. La emoción es aquello que nos mueve. Y uno de los caldos de cultivo de la mayoría de los artistas.

Antinoo. Figura 2. Acuarela sobre papel Lienzo. Final
Macarena Márquez Jurado

Y ¿qué sucede si ante dicha sensación uno no tiene papel idóneo? Que pinta en otros que cree menos idóneos, o incluso en los tabiques. Así empezó el Arte Rupestre a falta de pasta de papel y de inventos. Para un artista y su estro, no hay obstáculos. Eso forma parte de la creatividad. El ser más creativo no es el que mejor pinta, es el que más soluciones aporta ante una idea o problema. Por eso, ahora en que por fin se sabe lo que es la creatividad, que no significa precisamente que uno esté todo el día pintando flores o componiendo cancioncillas, las personas de gran de creatividad son buscadas por las empresas. Las empresas continuamente tienen que sortear problemas. Por supuesto que para ello hay capacidades, conocimientos y especializaciones, pero uno de los rasgos psicológicos para desentrañar obstáculos, o salvarlos, es el rasgo creativo de las personas.

Y ahora vayamos al momento en que había agotado mis papeles y en que me encontré con varios pliegos de papel lienzo. Antinoo ya estaba en mi cabeza. Acababa de releer Las Memorias de Adriano, de Margarite Yourcenar, de contemplar por no sé cuántas veces el Antonio de La Galería Uffizzi de Firenze (Italia), el indefinible de El Museo del Prado de Madrid (España), y el que yo veía como la perfección del equilibrio y la racionalidad en el rostro: El Antinoo de El Museo Arqueológico de Delfos (Grecia).

Antinoo, el efebo divinizado por Adriano, llevado a las cotas máximas de la Historia del Arte en su plasmación escultórica del ideal, eso es lo que quise plasmar aquí, sin alejarme de la verdad artística, porque uno corre el peligro de estropear siempre, aplicando tan sólo otras técnicas.

Proceso de la acuarela ANTINOO sobre papel lienzo. Acuarela paso a paso:

Lo primero que hice fue elegir un punto de vista bajo. Con ello quería resaltar la potencia del personaje, la belleza terrestre que nos mira desde arriba, porque se sabe superior, y nos encandila. Pero también quise abrir ese gran espacio sobre su cabeza. Aparentemente es un vacío. Pero solo aparentemente. Ondea sobre esa belleza pasmante, que nos detiene y trasciende.

Una vez seleccionado el punto de vista y el perfil que me gustaba, dibujé. Sin apartarme del original, o apartándome sólo en la medida de la precisión que puede tener una mano impulsada por un cerebro de Homo Sapiens. Las esculturas de Antinoo nos sobrepasan.

Antinoo. Figura 3. Acuarela sobre papel Lienzo.  Fase Inicial.
Macarena Márquez Jurado

Después pinté con acuarela reduciendo la paleta al máximo: Siena Tostada, Ocre Amarillo, Azul ultramar y Negro. El Carmín de Alizarina solo lo utilicé, como siempre, mezclado con Bermellón, para el punto de la firma.

Antinoo. Figura 4. Acuarela sobre papel Lienzo. Proceso
Macarena Márquez Jurado

Al pintar sobre lienzo, por si hacéis la prueba, comprobaréis que el papel, al ser muy plástico, a veces reacciona a su modo, y no siempre mandamos sobre ello. Eso puede ser bueno o no. Depende de las reacciones y a donde nos lleve. Pero hay que dejar actuar al agua.

Así hice.

El resultado fue este que veis. (Figura 2). En algunos sectores me encantó lo que me devolvió el papel, unas calidades de tela transparente, o menos transparentes. En otros sectores se me abría la pincelada, quedaba demasiado mate, y el resultado no era bueno. Para esto hay muchas soluciones: Goma Arábiga, que no tenía, o algún barniz para acuarela, que también se me había acabado. Otra solución era incidir sobre los espacios matificados oscuros que no me gustaban con nueva carga de acuarela, pero, al ser papel lienzo, que absorbe menos que el de acuarela específico, al final podía llegar a una balsa de oscuro de esas que acaban secando en clave blanquecina.

Los medievales utilizaban clara de huevo y azúcar como aglutinante. Opté por el azúcar. Cogí agua limpia y bastante azúcar. Apliqué sobre algunos oscuros y algunos claros. Y se quitó ese efecto de pincelada mal aplicada. (Figura 5)

Antinoo. Figura 5. Acuarela sobre papel Lienzo. Detalle con veladura de agua azucarada en algunos sectores.
Macarena Márquez Jurado

Después inserté a Antinoo entre tres elementos:

El primero, las puntas de diamantes que nos marcan la dirección. Antinoo es un diamante de la Tierra. Es la Belleza.

Antinoo. Figura 6. Acuarela sobre papel Lienzo. Puntas de Diamante. Direccionalidad.
Macarena Márquez Jurado


El segundo, apliqué algo de técnica de collage insertando papel de periódico y pegándolo con pegamento en spray, para apartarlo, por un lado, de la escultura clásica, y como elemento compositivo que lo literaturiza, como así nos ha llegado el personaje. Como alguien que está entre lo real histórico, que fue y existió, y lo literario perteneciente a su recreación. No sabemos la realidad del rostro de Antinoo, pero, desde luego, si posee la octava parte de armonía y de belleza que sus recreaciones artísticas, era un rostro imposible de no ser contemplado. (Figura 6).

El tercero, por detrás y por encima de la cabeza de Antinoo, puse unas pompas de cristal que lo sumen en la ingravidez, desde el carbono de las puntas de diamante y la belleza de la tierra, hasta lo gaseoso del espacio superior, trascendente y misterioso.

No se vende.

Antinoo. Figura 7. Acuarela sobre papel Lienzo. Pompas de cristal. Detalle. Macarena Márquez Jurado

Dejo muestras de cuanto he explicado, para que experimentéis con los materiales y texturas. No siempre lo ortodoxo es lo mejor. Y esta acuarela, aunque he pintado con acuarela, no es una acuarela tradicional al uso. Experimentad. Dejaos sumir en el misterio del Arte. Porque el Arte siempre regala.


Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

Collage con Acuarela

Si el lugar te parece oscuro, pinta una lámpara. Macarena Márquez.


Busqué el periódico por todos lados. Lo quería en papel para proteger la vista, mi más eficaz ventana al mundo. Ese día no quería leer en digital. Pero no tenía un quiosco ni una tienda de prensa cerca, así que me lo inventé. Lo pinté. Y también encendí mi lamparita, a pesar de que la tenía a 700 Kms.

¡Para un pintor todo es posible!

Material empleado:

Papel para Acuarela de gramaje 300g/m2. Grano grueso. Medio pliego.42x59 cm.
Spray Adhesivo Reposicionable
Cutter
Papel de periódico/revistas

Acuarela en pastilla:
Amarillo Cadmio Claro – Cadmium Yellow Pale Hue
Siena Tostada – Burnt Sienna
Ocre Amarillo – Yellow Ochre
Sombra Tostada – Burnt Umber
Carmín de Alizarina – Alizarin Crimson Hue
Azul Ultramar Oscuro- Ultramarine Deep
Azul Ultramar Claro - Ultramarine Light
Gris Payne – Payne´s Grey
Plata – Acuarela metálica - Silver (para firmas)
Café soluble: Nescafé Descafeinado

Pinceles:
Plano del 10, 12, 20, 24
Redondos del 18
Rigger

Collage con Acuarela - EL PAÍS

Por favor no me posicionéis por leer un periódico. Eso es muy fácil. Pero simplista. Este periódico me gusta. Me empecé a desarrollar como persona al mismo tiempo que él como periódico. Crecimos y crecemos juntos. Solo eso. Con todo, no es algo estanco. Los únicos compartimentos estancos en los que me gusta verme son los pocillos de los colores de acuarelas.

Imaginé mi rincón, con su lámpara roja encendida y una cabeza de Atenea de terracota que me traje de Roma medio saliendo de la penumbra. La lamparita iluminaba de forma precubista parte del espacio. Y eso reproduje: La atmósfera, el espacio que se concentra en torno a esa luz de siempre.

En este tipo de pintura no es el realismo lo que prima, sino la temperatura, el ambiente que quise traer hasta mí.

Es un ejercicio que aconsejo. Si algo os gusta, si de vez en cuando os ensoñáis con una o mil imágenes -a cualquier artista visual le sucede-, traedla a vosotros, plasmar esa ensoñación sin poneros barreras, tal y como sale. No tened miedo a que guste o no, a que os encasillen o no. Sed libres para pintar.

Proceso

1.     Dibujar en cuatro líneas nuestra composición situando objetos y teniendo en cuenta las luces. La línea de luz que irradia la lámpara está dibujada desde el principio. Sabía lo que quería ver.

2.    Pintar la cabeza de Atenea con Ocre Amarillo y Siena Tostada. Una vez seca, daremos una segunda capa, pero ya sólo en la parte de la cabeza que queda en la sombra. Aquí aplicaremos Sombra Tostada.

3.    Recortamos con un cutter un trozo de texto y lo pegamos con pegamento en spray. No pegar con otro tipo de pegamento, porque dejará bolsas. Lo recomiendo para todo tipo de collage.

4.    Damos una veladura de gris formado con Azul Ultramar y Siena tostada a parte del texto.

5.    A mano alzada, con pincel, pintamos las letras del logotipo, en este caso El País, con Gris Payne. No es un diseño, es una composición libre basada en el periódico realizada con acuarela, por lo que no quiero copiar exactamente. Las he recreado sin apartarme de su entidad de su self, que me encanta.

6.    Con Nescafé, al que añadiremos unas gotas de agua y un poco de Amarillo, daremos una primera capa a todo el pie de la lámpara.

7.    Con Amarillo Cadmio Claro daremos una veladura muy aguada a la parte superior de la pantalla de la lámpara. Dejar secar perfectamente.

8.   Con Carmín de Alizarina, pintaremos la pantalla. La parte central tiene una capa menos de Carmín, como se puede observar.




Collage con Acuarela. Detalle. www.macuarela.com


9.    Mientras seca, hacer un gris bastante saturado con Azul Ultramar y Siena Tostada. Hacer bastante cantidad en este caso, pues estamos trabajando en medio pliego, la superficie es amplia, y no nos gustaría quedarnos sin pintura a mitad de veladura. Aplicar por encima incluso de la cabeza de Atenea (sólo la parte que queda en penumbra) Al dar la pincelada de una veladura, no es bueno titubear. Dad con seguridad.

10  Volver a aplicar Nescafé con escasa agua en las pinceladas del cuadrado frontal del pie de lámpara tal y como se observa en la imagen.

11.  Volver a aplicar ese mismo Nescafé sobre el carmín de la pantalla. En los laterales, lleva más de una capa. Dejar secar perfectamente.

12.  Pintar el cable de la lámpara con Gris Payne. Son dos capas. Dejar blancos entre el cable y el pie de lámpara. Es un recurso muy acuarelístico con resultados muy impactantes.

13.  Pintar la parte izquierda al lado de la lámpara con Azul Ultramar Oscuro, al que se le ha añadido una gota -mínima- de carmín, y una gota -también mínima-, de Siena Tostada.

14.  Dibujar con pincel redondo del 6 las líneas que podéis observar. Lo he hecho con Sombra Tostada.

15.  Antes de firmar comprobé que me había caído dos gotas de agua sobre la zona de penumbra superior. Quedaban bien, así que no hice nada por arreglar. Hay que dejar que agua y colores nos sorprendan. Eso siempre.

16.  Firmad

¡Ya lo tenemos!

Si vuestro rincón de lectura no viene a vosotros, id vosotros a él.

ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...