Mostrando entradas con la etiqueta Gris. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gris. Mostrar todas las entradas

Cómo oscurecer colores con Acuarela. Con ejemplos. Parte I.

 Oscurecer colores con Acuarela no es tarea fácil. No es lo mismo oscurecer cuando trabajamos con óleo, acrílicos o pinturas opacas, que hacerlo con acuarela o tinta china, cuyos valores son transparentes.  Sobre esto se ha hablado mucho. Por tanto, voy a intentar explicar cómo oscurecer con ejemplos.


Dedicado a mi química preferida, Sofía, y su personal forma de entender el color a la hora de decorar, de vestir, de vivir.


Lo primero para comprender cualquier paso que demos es definir, intentar acercarnos a lo que significa la palabra oscurecer. La Real Academia Española define oscurecer en primer término como el acto de: Privar de luz y claridad. En lo que a pintura se refiere su definición es la siguiente: Dar mucha sombra a una parte de la composición para que otras resalten. Es decir, que no se trata de hacer opaco un color, o de desvirtuarlo, sino de restarle claridad o luz.


<alt="Cómo oscurecer rojos"/>
Figura 1. Oscurecer colores. Rojos.
Acuarela sobre papel Sennelier.
Macarena Márquez Jurado


Como se puede observar en la Figura 1, el rojo oscurecido con carmín (1) llega a ser poderoso, es un color intenso, que no deja de ser alegre y expresivo a pesar de oscurecer al Bermellón, incluso lo intensifica y le aporta belleza. En cuanto a este mismo color mezclado con Azul Ultramar (2), es otra forma de oscurecimiento del rojo, menos brillante. Lo hace virar hacia tonos caldero que a veces desearemos obtener, y no por ello deja de ser rojo. Imaginemos un marinero veneciano. Tiene su camiseta de rayas. En la zona de luz esa raya será roja, y en la zona de sombra, esa misma raya será caldero. Es solo un ejemplo. Muy simplificado, claro. Para una mejor comprensión de lo que es oscurecer.

Me encantaría decir que esto es una tarea muy fácil, oscurecer, pero no es así. Es más, me parece uno de los secretos de la pintura de todos los tiempos. Sólo los genios de la pintura lo hacen y han hecho bien.

Porque no se trata de añadir negro, aunque puede ser y lo voy a explicar a continuación, sino de elegir el negro u otros colores. Y también se trata de elegir bien lo que pintamos al lado, ya que un color no se manifiesta en su totalidad sin su compañero en el papel. Los colores que rodean a un color concreto alteran dicho color, le dan luz o se la quitan. Y también modifican nuestra percepción de este. Los colores, dependiendo de los añadidos que hagamos a nuestra composición conforme avanza, resultan inestables, y, sobre todo, son dependientes entre sí. Por tanto, no podemos hablar de un color concreto cuando vemos una obra, ya sea acuarela, óleo, acrílico o el medio que sea, sino que ese color dependerá de lo que haya a su alrededor.

Por esta inestabilidad y dependencia, por la inconcreción que está en el corazón de los colores, la tarea de oscurecerlos se torna no ya en algo muy difícil, sino mucho más inestable, dependiente e inconcreto que el color en sí. Esto es algo que cualquier profano en la materia puede percibir, y que han estudiado teóricos del color y de la percepción como John Ruskin, Johannes von Allesch, Kandinsky o Rudolf Arnheim.

Por ello, para no perdernos en disertaciones, comienzo ya a mostrar algunas pruebas de oscurecimiento de los colores al margen de lo explicado en la figura 1.

En primer lugar, presento la forma básica de oscurecimiento de colores. Para ello he mezclado los colores primarios: Rojo, Azul y Amarillo con Negro. Y, en segundo lugar, he mezclado dichos primarios con Gris Payne. Se pueden hacer otras combinatorias, pero hay que empezar por algo. Desde vuestros comentarios me pedís siempre que comience con lo más simple, y así hago.

<alt="Oscurecer el rojo"/>
Figura 2. Oscurecer colores. Rojo con Negro o Gris Payne.
Acuarela. Macarena Márquez Jurado


En la figura 2 se puede observar, en la parte de arriba el oscurecimiento del Rojo Bermellón con Negro, y en la parte inferior, el mismo rojo oscurecido con Gris de Payne. Sobran las palabras para mostrarlo. Lo mejor es ver, observar lo que sucede. Es un oscurecimiento, pero el resultado no es el mismo.

A menudo, sobre todo cuando se está empezando, se oscurece todo con negro, o con gris, y esa es una forma reduccionista de comprender la ausencia de luz o una merma del brillo. Tampoco con ello quiero decir que no haya que hacerlo. Todo dependerá de la latitud, la temperatura del aire, la estación o lugar geográfico concreto que queramos expresar. Sin olvidar que la vegetación también altera la luz, la calidad de la tierra que pisamos, y nuestro propio estado, que se proyectará en todo lo que pintemos.

<alt="Como oscurecer azules"/>
Figura 3. Oscurecer colores. Azul con Negro o Gris.
Acuarela. Macarena Márquez Jurado

En la figura 3 muestro la misma combinatoria. En la parte superior he mezclado Azul con Negro y en la inferior, el mismo color con Gris de Payne. A mí me encanta el Ultramar con Negro. El resultado es muy potente, expresivo para mostrar ciertas profundidades del agua, la noche, sombras muy oscuras, tejidos negros que muchas veces dan un resultado más artístico oscureciendo azules. En cuanto al Azul oscurecido con Gris Payne, arroja un resultado más verdoso, menos profundo, y muy útil dependiendo de lo que estemos pintando.

En este sentido, quiero apuntar que oscurecer no es una regla matemática. Pintar no es matemática, no es química mezclada en probeta, aunque también lo sea. Hay una belleza inmensa en la matemática, no digamos en esas probetas de laboratorio llenas de líquidos preciosos que no existen ni en la Naturaleza. Pero no sería exacto, ni artístico, si cada vez que pintamos con acuarela y quisiéramos oscurecer dijéramos, introduce en el mortero: 10 ml de Agua destilada, 5 mg de Azul y 0.3 de Negro. Eso es lo que muchos de vosotros que estáis empezando quisierais y pedís en el momento en que acudís a clases. Cuando uno aun no es diestro en una materia necesite anclajes, picaportes, pasamanos, cuerdas, puertos, mucho orden para no perderse. Todo es poco. El agua es libre y se mueve libre por nuestro papel cargada de colores que reaccionan como quieren en los distintos papeles que utilicemos.  Por eso, esto que os muestro solo es una forma de empezar a hacer pruebas. Con un orden, pero ensayos que a cada uno resultará de un modo dependiendo de múltiples factores.

<alt="Cómo oscurecer amarillos"/>
Figura 4. Oscurecer colores. Amarillo Con Negro y con Gris Payne.
Acuarela. Macarena Márquez Jurado

Y he dejado para el final el color más difícil, según mi humilde experiencia. Necesario, frágil y potente a la vez, alegre, luz en sí misma. Quizá por eso mismo, el amarillo es un color tan dificultoso de utilizar, con complejidades que no tienen otros colores básicos. Al pintar con él podemos hundirnos en un alarde artificioso, o ensuciarlo hasta hacer que nuestra composición pierda su limpieza. Oscurecerlo es casi un imposible.

Aquí os dejo la misma secuencia que he utilizado con los otros dos primarios (Figura 4). En el primer caso, he mezclado con negro. He añadido poco pigmento para que el amarillo no desaparezca, aunque también quiero reseñar que no es un color tan débil como para fulminarlo con otro. El amarillo modifica intrínsecamente los otros colores. Parece que desaparece, pero no lo hace. Es como borrar el sol. De noche no lo vemos, pero ahí está. Pensemos en un crepúsculo de verano, de esos lentísimos de julio o de agosto. Una vez que el sol se ha puesto y no lo vemos, sigue incidiendo, no desaparece.  Continúa alterando esos cielos y horizontes que nos parecen imposibles de abordar sin caer en el emborronamiento o la cursilería. Y de igual forma sucede con el amarillo, que creemos taparlo, pero no podemos. Se queda y modifica nuestras noches, nuestros mares sin luna, o los tejidos pintados con acuarela.  En la parte superior de la figura podemos ver lo que sucede al mezclar amarillo con negro. En cuanto a la parte inferior, lo he mezclado con Gris Payne. Esquemáticamente, si pintamos un bronce al que le da una luz fuerte de mediodía, el lado iluminado apuntaría al amarillo y el lado oscuro viraría hacia el color verdoso. No sería un negro por poca luz que reciba.  

En próximos artículos, parte II,  seguiremos profundizando en la luz y en la oscuridad y su plasmación en nuestras acuarelas con otros colores, los complementarios.

Espero que, al menos, este artículo haya inducido a la reflexión sobre los valores de la luz y su ausencia. Después de ello, todo es experimento.

Y ahora dime: ¿De verdad que vas a pintar sólo con negro la pantalla de tu ordenador? Es probable que quieras hacerlo. Pero, si lo haces, que sea porque quieres, no porque no veas otros tonos.

Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a: macuarela20@gmail.com  


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

EL ROSA PERMANENTE

EL ROSA PERMANENTE

EL ROSA PERMANENTE

Índice Internacional de los Colores.

Nombre y número IC:  PV19

Descripción Química: Quinacridona

© Macarena Márquez Jurado


Color: Rosa Permanente Winsor & Newton

Papel sobre el que se han realizado las pruebas: Rosa Permanente PV-19:  Papel Canson Teintes. Formación de un Gris a partir de Rosa Permanente: Sennelier Papier Artiste  300 g/m2

<alt="Rosa Permanente"/>
Foto 1. macuarela.com: El Rosa Permanente

Decir rosa es algo muy vago que hacer referencia a un color, y a un tipo de flores. En cuanto a color, la gama del rosa es muy amplia. Los hay que viran hacia el azul y los que van hacia el rojo. Cennino Cennini en su Tratado de la Pintura, escrito hacia 1390 y considerado el primer compendio de técnica pictórica italiano, nos habla ya del color rosa, que en aquel momento era utilizado para las encarnaciones, pintura de rostros, cuellos, cuerpos, brazos, manos, piernas y pies. El color se hacía con Sinopia y Blanco de San Juan. Sinopia es un color ocre rojizo que según describió Plinio en su Historia Natural  tomó el nombre de la ciudad de Sinope, en el Ponto, de ahí que los romanos lo llamaran sinopis. Había tres tonalidades, oscura, clara y media dependiendo de que tuvieran más o menos rojo. Para las encarnaciones, Cennini recomendaba Sinopia Clara. Pero esto daba tonos rosados, amelocotonados, y no el Rosa del que vamos a hablar. 

Actualmente se desarrolla a partir del pigmento Quinaqridona, de gran resistencia e intensidad. Las quinacridonas magentas son más rojizas PR122 (en el Índice PR= Pigmento Rojo-Red). En cuanto a las quinacridonas violetas, tienden más a los violáceos/azulados, PV19 (en el Índice de Colores PV=Pigmento Violeta-Violet)

El color Rosa Permanente del que hablamos, el que la casa Winsor & Newton introdujo en su paleta en la década de 1950, es un PV19. De gran eficacia, este color puede permanecer en su propiedad de Rosa Intenso de gran coloración. Si añadimos agua de forma progresiva, nos llevará hacia tonalidades rosas transparentes que nos parecerán imposibles por su belleza. Tiende al violeta (PV).

El Rosa Permanente es un color muy versátil, con gran carácter en sí mismo, pero que también se puede usar para formar grises y otras tonalidades de gran variedad. Para transformar un ROSA PERMANENTE hay muchas formas. Yo os sugiero añadir una punta de AMARILLO LIMÓN al color original y que comprobéis la maravilla resultante.

Rosa Permanente mezclas de acuarela
Foto 2. macuarela. com: El Rosa Permanente.
En el centro, resultado de mezclar Rosa Permanente con Amarillo Limón.
Los casilleros centrales de la fila superior con Rosa y Amarillo poco saturado. Los de la fila inferior, muy saturados. El resultado es un color asalmonado en mayor o en menor medida. El amarillo limón da calidez al Rosa.  


Si lo que se quiere es oscurecerlo sin que pierda su esencia, es conveniente utilizar Carmín de Alizarina y no Gris de Payne ni Negro. El Carmín de Alizarina potenciará el Rosa, le dará intensidad y oscurecerá sin que pierda su calidad de rosa. 

Rosa Permanente con Carmín de Alizarina
Foto 3. macuarela.com:  El Rosa Permanente.
Oscurecimiento del Rosa con Carmín de Alizarina en el centro.

En cuanto a su mezcla con otros colores, el color ROSA PERMANENTE mezclado con el VERDE ESMERALDA, da como resultado un gris que podéis ver en la fotografía número 4. Se trata de un gris que no compraremos ya hecho, con registros y matices diferentes a cualquier otro gris. Os animo siempre a formar colores con vuestra base de paleta. Eso dará un toque personal a vuestras obras.


Rosa Permanente con Verde Esmeralda
Foto 4 Rosa Permanente.
 Gris formado por Rosa Permanente y Verde Esmeralda


Otra de las variables muy ricas del Rosa permanente, es el violeta que resulta de mezclar este color con el AZUL INTENSO. Se puede ver en la fotografía 5. Es un violeta precioso. He mezclado con mucha agua, si se utiliza más pigmento las variedades de violeta pueden llegar a ser muy intensas.

Foto 5. Rosa Permanente.
Violeta formado por Rosa Permanente y Azul Intenso (Intense Blue)

El Rosa Permanente es un básico de acuarelista. Se puede adquirir en pastilla, o en acuarela líquida. Lo recomiendo en acuarela líquida si utilizamos pinceles de acuarela recargable. Este tipo de acuarela tiene más poder de tinción, y en algunos trabajos viene muy bien. 

En cuanto a la última variable la encontramos en los Rotuladores de Acuarela. La marca Winsor and Newton ofrece este color en su gama de rotuladores de acuarela. Este producto tiene un pigmento especialmente hecho para rotulador. Son de doble punta, una fina para remarcar detalles, la otra de tipo pincel para áreas algo más grandes. Con estos rotuladores, con el Rosa Permanente en concreto, ya podremos realizar nuestros Urban Sketchs, o nuestros bocetos de Flores, nuestros diseños o acuarelas más clásicas. Si quiero pintar una fachada de la que cuelgan buganvillas, por ejemplo, y estoy en la calle pintando, utilizaré mi godet de acuarela Rosa Permanente, pero también, para detalles, el Pincel de Acuarela recargable del mismo color, que lo traeré cargado de casa con acuarela líquida. Al final podré delinear con rotuladores, bien de este color, o de otros. Lo bueno que tienen todos estos materiales es que se pueden mezclar unos con otros. 

 Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved


Bicromía

Bicromía.

Mujeres de Tahití de Gauguin por Julio Sendino

 http://www.juliosendino.wixsite.com/visual

Lo primero, tendríamos que preguntarnos: ¿Qué es bicromía?


La RAE define el término como: Impresión a dos colores, y, ateniéndome a esta definición, os propongo un ejercicio, que, aunque os pueda parecer simple, es todo un EJERCICIO con mayúsculas con el que aprenderéis a reducir colores, planos y luces y acrecentaréis vuestra capacidad creativa. Y, si no, que se lo digan a Julio Sendino, pintor contemporáneo vallisoletano del que os dejo su página web y al que os animo a seguir.

Conocí a Julio en el año 2010 en Valladolid. Yo daba clases especializadas de Acuarela y él vino a apuntarse. Allí entré en contacto con personas que no he olvidado, con artistas que ahora tienen la pintura a la Acuarela como línea de expresión, algunas de ellas de una talla considerable en un mundo muy competitivo. De todos ellos me siento orgullosa. 

<alt="Bicromia"/>
Mujeres de Tahití de Paul Gauguin - Versión en Acuarela de Julio Sendino

Pero estaba hablando de Sendino.

El vino a mis clases como alumno. Hasta aquí, pintaba óleos y era autodidacta.

Nada más observar sus primeras acuarelas, siendo una persona de las que podrían abundar más, que nada en el silencio, sin andantes maestosos de ningún tipo pudiéndoselos permitir, me di cuenta de que tenía que crear para él un guion especial, que se saliera de la línea habitual de enseñanza del método de la Acuarela. Estaba ante todo un artista. Y un artista que sabía llegaría lejos, como así está siendo y será.

Lo más curioso es que el primer día le mandé este ejercicio, que os muestro, todos los alumnos intentaban transcribir -en clave de acuarela- el óleo de Paul Gauguín: Las mujeres de Tahití. Transcribir un óleo al lenguaje de la Acuarela no es tarea fácil. El óleo es todo un universo de colores no traslucidos, que se trabajan y rebajan con blanco, sobre los que se puede insistir sin temor a estropear por tener un tiempo de secado considerable. La acuarela, por el contrario, es otro mundo, en el que, o no se trabaja con blanco -la luz es el blanco del papel-, o se trabaja con blanco mínimamente. Además, al pintar con acuarela, como el soporte es papel, aunque sea de alto gramaje no se puede insistir.

Por tanto, mis queridos alumnos estaban aquel día en esa dificultad de transcribir, pero en multicolor.

Cuando llegué al sitio de Sendino, él no hacía nada. Había dibujado, pero sin atreverse a empezar. La mayoría había comenzado a trabajar, sobre todo los de nivel menor en esta técnica. La ignorancia siempre es atrevida. Y me encanta, porque ese atrevimiento es lo que nos hace pasar a un nivel superior en todas las facetas de la vida.

Cogí la pequeña caja de acuarelas de Sendino e hice que la guardara. Dejé en su mesa solo dos pastillas: El Azul Ultramar y el Siena Tostada.

Le dije:

Tienes que traducir el colorido de este cuadro de Gauguin a bicromía. Con solo dos colores, sin blanco y, a base de transparencias, deberás conseguir pintar este cuadro y que sigamos en la playa.


Mujeres de Tahití - Paul Gauguin

Julio se quedó callado. Pero no alegó ninguna dificultad. A pesar de empezar con el mundo de la acuarela, se puso a ello.

El resultado lo tenéis aquí.

El ordenador puede reducir a grises, pero no con esta sutilidad de tonos, con este arte y esta personalidad artística de música callada -como decía Juan de la Cruz- de Julio Sendino. Es un orgullo que tus alumnos te enseñen. Le he pedido a Sendino que me conceda una entrevista en que nos cuente su experiencia actual. Julio está trabajando y descubriendo la encáustica, una técnica milenaria elaborada con cera de abeja de la que espero nos hable pronto.

Material empleado:

Papel para Acuarela de gramaje 160g/m2. 14,8x21 cm.

Acuarela en pastilla:


Siena Tostada – Burnt Sienna

AzulUltramar Claro - Ultramarine Light

Pinceles:

        Plano del 10

        Redondos del 4, 6 y 8

        Rigger

Gracias, Julio Sendino, por haber podido abrirte la puerta al universo watercolor, y también por ser ahora tu aprendiz, aunque sea en la distancia. Te sigo. Y os animo a hacerlo. A veces tenemos la suerte, aunque no caigamos en la cuenta, de tener entre nosotros a un artista grande en desarrollo.

 Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

 



Cómo pintar un RETRATO EN CLAVE CUBISTA

Hasta llegar al cubismo, cualquier artista que pintara la cara de una niña con el pelo recogido en una cola de caballo desde un punto de vista frontal, pintaba dicha cara con: Dos ojos, una boca, una nariz, una frente y dos cejas. Sin embargo, no pintaba su cola de caballo, situada detrás de la cabeza.

A partir del cubismo, y de Picasso, esa misma cara de niña se pintará con todos sus elementos, los que se ven. Pero también los que no se ven y sí se saben. Por tanto, la cola de caballo la traeremos al primer plano y la pintaremos entera.

Eso es cubismo

Para desarrollar y comprender este pequeño resumen de la visión cubista, recomiendo observar la figura 1 paso a paso. En el retrato realista superior, la modelo, está pintada de frente. En el retrato cubista, que es un segundo desarrollo del anterior, Sofía vuelve a tener el punto de vista frontal. Pero se han añadido un segundo y un tercer punto de vista. La persona que pinta, en este caso yo, está plasmando a la modelo desde delante, desde el lateral y desde detrás.

Observar desde tres puntos de vista es algo imposible para el ojo humano, que sólo puede abarcar uno. Si intentamos ver un semáforo, al mismo tiempo desde el frente, con sus colores, y desde la parte trasera, con el tono único del metal, seguramente tengamos un accidente. Es un imposible. Pero se puede pintar en clave cubista y, desde aquí, os animo a hacerlo como ejercicio.

<alt="Cómo pintar un retrato cubista"/>
Figura 1 Retrato Cubista de Sofía - Diferencias entre un retrato realista y otro cubista
 Acuarela sobre Fabriano. Macarena Márquez. www.macuarela.com

En la realidad, Sofía lleva un pendiente. En la versión cubista, el cubo que conforma dicho pendiente se ha desplegado, se ha abierto como un recortable de papel. Y lo podemos plasmar porque lo sabemos, no porque lo veamos. El cubo del pendiente ha sido extendido en todas sus partes.

Fijémonos a continuación en la nariz. Se han pintado tres narices. Dos de perfil. La de la izquierda es la más realista. La de la derecha, es una nariz que está constreñida en un espacio excesivamente pequeño en el que se encuentra junto con los ojos. Se ha hecho así para dar fuerza a los labios de la modelo, más importantes en el conjunto de su cara, y también para hacer una pequeña contribución al tipo de nariz. En cuanto a la tercera nariz, está pintada desde el frente, con una línea de dibujo esquemática, resaltando las pronunciadas aletas. Con todo, a pesar de esta visión desde el punto de vista frontal, las fosas nasales se han pintado desde abajo, cosa imposible de ver al mismo tiempo, pero no de saber. Sabemos cómo son las fosas nasales, aunque desde la visión frontal solo percibamos una línea oscura. Y, como lo sabemos, lo pintamos. Haz la prueba. Observa la cara de una persona que tengas cerca, desde el frente, con tus ojos a la altura aproximada de sus ojos. Comprueba que apenas puedes ver las fosas nasales. Tendrías que sentarte en el suelo y mirar desde abajo para ver lo que yo he plasmado.

Pasemos a la boca. Está pintada desde dos puntos de vista, frontal y de perfil. Los dos reflejan la personalidad de la modelo, de sonrisa amplia, con comisuras hacia arriba y de una importancia que llega a ser mayor que la de sus ojos desde el punto de vista formal.

Observemos ahora el elemento que mejor define el cubismo en este retrato: el pelo. ¿Por qué? Porque la cola de caballo apenas es un indicio en la realidad, y, sin embargo, en el retrato cubista se ha pintado de perfil y en todo su desarrollo, entera, esquematizada en esas aperturas de blanco que se ondulan verticalmente como si fuera una pintura bizantina.

Por último, hay que decir que en el cubismo se reduce la paleta de color, la explosión colorística de los pintores impresionistas. Los colores se agrisan, se utilizan los tonos medios, azules o sienas apagados, todo para focalizar la plasmación de la realidad, en el análisis de las estructuras, primero, y en la síntesis después; sin colores o luces que distraigan, más bien que ayuden a la nueva comprensión del mundo en un lenguaje único: El Cubismo.

Esa plasmación de la realidad en una fase de análisis, y otra de síntesis, es lo que diferencia a las dos etapas en que se ha dividido el movimiento: El Cubismo Analítico, más concreto, cerrado, ortodoxo en la descomposición de las formas hasta ser difícil el reconocimiento de la realidad; que utiliza colores más apagados y paleta reducida. Y el Cubismo Sintético, o segunda fase del desarrollo, en que el artista, incluye indicios de la realidad formal para acercarnos al mundo en el que nos movemos. Un ejemplo sería la introducción de frases, o de objetos de la realidad como periódicos, trozos de manteles, partituras etc. Es lo que llamamos técnica del collage. En la fase analítica, por último, la paleta se abrirá un poco, sin llegar a los alardes colorísticos del estilo Fauve o el Impresionista.

 

Material empleado:

Papel: Canson. Vale cualquiera con tal de que tenga el grano fino

Acuarela en pastilla:

    Rojo Bermellón - Vermilion red

    Carmín de Alizarina - Alizarín Crimson

    Siena Tostada - Burnt Sienna

    Azul Ultramar - Ultramarine Blue

    Azul Cerúleo - Cerulean Blue

    Gris de Payne - Payne’s Grey

Pinceles

    Plano del 10. Redondos del 10, 4 y 2.

    Serie 7

 

Hay tratados y tratados que versan sobre cubismo, entendidos, expertos, menos expertos, libros, vídeos, cátedras, artículos, menciones, publicaciones. Seguiremos ahondando, porque es de los movimientos que más me fascinan y en los que más he profundizado. Si leyendo este artículo, consideras que el cubismo no se puede reducir a unos párrafos, habrás acertado, pero si no se facilita la comprensión del cubismo de una forma sencilla, y se empieza a enseñar a VER cubismo a través de un solo elemento, en este caso un rostro, ¿cómo volar o tener un Síndrome de Stendhal delante del Guernica de Picasso, que reúne todos?

Habrá más post.

Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved

 

Cómo pintar un dibujo de Goya con Acuarela - Album Sanlucar B de Madrid. Num. 26.

Haciendo una breve historia de este dibujo, hay que decir varias cosas. La primera, que son cuadernos de artista de tipo privado. En ellos, expresa visualmente su universo íntimo. El pintor fue por primera vez a Cádiz en 1792, tras sentirse repentinamente enfermo estando en Sevilla. Esta enfermedad, unida a su sordera, hizo que pasara la convalecencia en Cádiz, en casa de Sebastián Martínez. La enfermedad de Goya ha sido tratada por varios estudiosos. Al parecer, aunque hay muchas teorías, el plomo al que se han expuesto la mayoría de los pintores hasta llegar a fines del siglo XX, que estaba contenido en el color blanco, podía causar males digestivos, entre ellos cólicos. Con todo, Goya se recuperó y regresó a Madrid.

Había empezado a trabajar para los duques de Alba en 1794. Fueron años en que vivían en el Palacio de Buenavista, en la Plaza de Cibeles de Madrid, en lo que hoy es el Cuartel General del Ejercito. Allí, el pintor tenía habilitados aposentos para su estudio de pintura.

 

En junio de 1796, muere el duque de Alba de viruelas en Sevilla, y Cayetana, su viuda, se retiró al Palacio de Sanlúcar de Barrameda a pasar dos años de luto. En su finca reuniría una corte de invitados, sirvientes y allegados, entre los que se encontraba Francisco de Goya, aunque no está documentado que el pintor se alojase en el mismo palacio, sino en Sanlúcar.

Por los alrededores de palacio, Goya paseaba y pintaba escenas cotidianas de la Corte de Alba, de la duquesa y de sus damas, peinándose, bañándose o simplemente descansando. Con ello se libera de todo academicismo y estrechura. La duquesa tenía 34 años. Goya contaba 50 y estaba sordo. Observador y dibujante nato, había adquirido dos cuadernos, uno de 17 por 10 cms, y otro de 24 por 15, que serían lo que posteriormente conocemos como Cuadernos de Sanlúcar o Albumes Sanlúcar, realizados con lápices litográficos y tintas.

 

Animo a todos aquellos que así lo deseen, a dibujar y a pintar aguadas en estas medidas, como Goya en sus Albumes.

Recomiendo pintar en escala de grises, emulando a Goya.


Álbum Sanlúcar B de Madrid. Num. 26. Versión Macarena Márquez a partir del original de Francisco de Goya

Material:

Papel Fabriano: 14,8 x 21 cms. de gramaje 160 g/m2

Pinceles: Redondos del 10, 6 y 4 y un Rigger para delinear.

Lápiz: Hb

Pastillas de Acuarela:

  •          Gris Payne - Payne’s Grey
  •          Siena Tostada - Burnt Sienna
  •          Azul Ultramar – Ultramarine Blue



Álbum Sanlúcar B de Madrid. Doncella mirándose al espejo. Francisco de Goya 1796

Para realizar este dibujo Núm. 26 de Goya que aparece en la parte superior: Doncella mirando al Espejo, lo primero sería realizar un boceto a lápiz, no con mucho detalle, pero sí bien equilibrado. Aunque no parece de gran dificultad, es muy fácil sobrecargar el lado derecho de la composición. Para que no suceda, os recomiendo trazar el eje de simetría, que pasaría -aproximadamente- por la esquina superior del espejo en que la doncella se mira y por la axila. De esa forma el resultado tendrá el equilibrio con que Goya compuso, dando a los dos lados casi el mismo peso por el contraposto del cuerpo de la mujer.

 

Antes de empezar a pintar, observa bien la aguada de Goya. Lo primero es detectar en dónde se encuentra el punto de más oscuridad y el de una mayor incidencia lumínica. Y así toda la gradación tonal. Si no hacemos esto, acabaremos pintando todo plano.

 

En este caso concreto, la mayor oscuridad está en la cabellera de la dama, que será la que tenga más capas de acuarela. El segundo nivel de oscuridad se encuentra en la figura que aparece detrás. En cuanto a la mayor claridad, que sería el tono del papel, en la parte superior del muslo y el suelo de la composición.

 

Para poder discriminar las luces con una mayor precisión, entorna la vista. La gradación, de más a menos oscuro, aparecerá al instante.

 

Una vez situado todo a nivel de composición, dibujo, y de discriminación de luces y sombras, habría que empezar a manchar con Gris Payne muy rebajado con agua una primera capa de aguada. En la misma paleta puedes añadir una punta de siena tostada, para darle cierta calidez al Gris y que vire un poco hacia el tono sepia original de la época. Esta primera capa de aguada incluiría el triángulo central, espalda y pelo de la doncella, a excepción siempre de los blancos. Ahí no entraremos ni siquiera con esta primera aguada, pues el blanco del papel es la luz.

 

Una vez seca esta primera capa, iremos añadiendo nuevas capas -todas ellas suaves- en los tramos que tienen mayor oscuridad. Una capa sobre otra. Es la forma de conseguir volúmenes.

 

Para este tema concreto, al hacer capas húmedo sobre seco, recomiendo pinceles redondos: Número 10, número 6 y número 4, dependiendo el nivel de detalle. Las primeras capas se darían con el pincel más grueso, y las últimas con el número 4.

 

Por último, delinearíamos con un Rigger -os remito al post en que hablo de este tipo de pincel-, las líneas de contorno con que siluetea Goya, sin olvidar poner en el extremo superior izquierdo el número de dibujo, con la misma grafía que el pintor de Fuendetodos.

 

Para terminar, puedes firmar. Por ejemplo, en la parte inferior. Pero siempre poniendo que es una versión de este dibujo de Goya.  En mi caso, como podéis observar, he añadido unas notas de Azul Ultramar al Gris Payne en la parte inferior derecha. No se trata de que hagáis un calco, más bien se trata de versionar. Y en este caso, sin apartarse mucho del tema principal, ya que estamos hablando de uno de los mayores genios de la Historia del Arte, y debemos aprender de él antes de apartarnos sin haber llegado.

 

Espero que disfrutéis.



        Si quieres suscribirte a este blog, envía un correo a:

                                macuarela20@gmail.com 


Macarena Márquez Jurado

www.macuarela.com

Novela:La Cuestión 106

Novela: Con dos Rombos

El Fantasma de Cervantes

Blog: The places artists loved














ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...