Mostrando entradas con la etiqueta Jan Van Eyck. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jan Van Eyck. Mostrar todas las entradas

Importancia del FONDO en los retratos. Acuarela.

Análisis sobre la Acuarela: Retrato de Ana y Andrés con fondo de fin de semana. Ana&Andrés watercolor portrait.

JAN VAN EYCK y VELAZQUEZ

© Macarena Márquez Jurado

Material Utilizado:

  •  Papel Guarro 240 gr.
  •   Acuarelas de tubo Sennelier Serie 2



<alt="Retrato Acuarela"/>
Retrato de Ana y Andrés con fondo de fin de semana

Se ha escrito mucho sobre la importancia del fondo en nuestras composiciones. Quiero intentar sintetizar en este primer artículo e ir a los dos puntos fundamentales a la hora de tratar este tema. Hay muchos matices que vendrán más adelante. Hoy voy a esquematizar, aplicando conceptos a esta acuarela e ilustrando sobre la base de dos obras de arte.

1.    Qué queremos resaltar.

Lo primero es elegir qué queremos resaltar, si el fondo, el retrato, o ambas cosas.  En el caso de este retrato de Ana y Andrés, he querido destacar, por un lado, la pareja que forman, pero sin olvidar que es una pareja que no se resiste al paso del tiempo en común. Por eso la he insertado en un esquema de ambiente de ocio.

Para aclarar bien esto, os remito al cuadro: El matrimonio Arnolfini, pintado por Jan van Eyck en 1434 (National Gallery, Londres). Podríamos hablar durante miles de páginas de este cuadro, pero sólo me referiré a que Van Eyck no pinta a este matrimonio con fondo neutro, sino que los inserta en su hogar, describiendo minuciosamente cada detalle que quiere resaltar, y añadiendo símbolos. Por ejemplo, en el cuadro el esposo sostiene la mano de la esposa, lo que hace referencia a la potestas, la autoridad en la casa. En cuanto a los objetos, además de estar cargados de símbolos, también reflejan el orgullo del bienestar de esta pareja. Sus muebles representan su herencia y sus logros. Ese orgullo es representativo de la incipiente burguesía flamenca de la época, una clase social nueva que se fue enriqueciendo y que empezó a adquirir obras de arte como símbolo de prosperidad. El gran historiador del arte alemán Erwin Panofsky, en su artículo: Jan van Eyck's Arnolfini Portrait (The Burlington Magazine for Connoisseurs, Vol. 64, No. 372. Mar.1934) hizo un estudio de este cuadro digno de ser leído, que aconsejo. Sólo he querido referirme aquí al hecho de: “Qué queremos resaltar”, a la hora de pintar un retrato o boceto de personas.

 

2.    Cómo lo hacemos.

Una vez que sabemos lo que queremos resaltar, procederemos a ver cómo lo hacemos. Si queremos dar importancia solo al retrato, a la esencia y sustancia del retratado, podremos elegir un fondo neutro, nada estridente, que no entretenga la atención de lo esencial. Pero si lo que queremos es reflejar el carácter social o ambiental del retratado, trataremos el fondo con especial atención, llevando a quienes observan nuestra obra a donde nosotros queremos.

Cuando pintamos, es el artista el que le pone el punto de vista al espectador. No olvidemos esto.  Al observar el retrato de Inocencio X de Velázquez (Galería Doria Pamphili, Roma), no somos nosotros -espectadores- quienes decidimos el punto de vista de la obra de arte, sino Velázquez – artista-, que en 1650 decidió pintar una mirada inteligente y turbadora que nos perseguiría a lo largo del espacio mientras observamos. ¿Sómos nosotros quienes nos acercamos o alejamos imponiendo así nuestro punto de vista, o fue Velázquez quien dejó inscrito para la posteridad cuál era el punto de vista?

Esto es algo que siempre hay que tener presente, sea en nuestro nivel o en el nivel que sea. No es el espectador el que determina el punto de vista, somos nosotros quienes guiamos al espectador hacia dónde tiene que mirar. Los historiadores del arte, estudiosos, aficionados, espectadores y turistas sensibles, sabemos que adentrarse en el cuadro de un maestro es ver a través de un artista, entrar en el sancta sanctorum de su atelier más profundo. Somos dirigidos por el artista, incluso cuando hay multipunto de vista, o sencillamente no lo hay.

Pasando al nivel sencillo de esta acuarela, en el humilde caso de este ejemplo propio, he querido resaltar el carácter de esta pareja como pareja con vida al margen del trabajo, por eso decidí desde el principio insertarlos delante de unas botellas y de un jamón serrano -pongo serrano porque nos leen no sólo en España-. La franja del fondo no es más que una síntesis del ambiente alegre de fin de semana, al que esta pareja no renuncia después de muchos años. Creo que ese no renunciar a la alegría del fin de semana, cuando se trabaja y se lleva muchos años juntos, es un éxito y así los he querido retratar, o más bien abocetar. La franja del fondo también condensa algunas conversaciones sobre jamón serrano que, siempre antes de las navidades, tuve con mi compañera Ana Reques en momentos de calma laboral.

De una forma muy esquemática, este es el resumen de los dos puntos fundamentales a la hora de elegir fondo para nuestros retratados. Son elementos mínimos que también los fotógrafos conocen. Saben que, si retratan sobre una pared de cal blanca, el resultado será esencialmente retrato, y que, si el fondo es azul, traeremos a un primer plano mucho más próximo al retratado por una cuestión de longitud de onda.













https://twitter.com/Macuarela20

https://www.linkedin.com/in/macarena-m%C3%A1rquez-jurado-66b70535/

https://www.facebook.com/macarena.marquez.12/

https://www.instagram.com/macarenamarquezjurado/

https://www.pinterest.es/MacarenaMarquezJurado/

ENTRADAS

La montaña de Cézanne que Picasso amó: Sainte-Victoire.

En el verano de 2021 fui a comprobar la fascinación que Cezanne sentía por la montaña Sainte-Victoire, hechizo que llevó a Picasso a comprar...